Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El torreón de Peñerudes, quinto bien de las Cuencas en la lista roja del Patrimonio

La asociación "Hispania Nostra" denuncia el estado ruinoso del monumento morciniego, que data del siglo XII y es de propiedad privada

El torreón de Peñerudes, en Morcín.

El torreón de Peñerudes, en Morcín. A. PAREDES

Hay un refrán que dice que "No hay quinto malo", pero en este caso, también se cumple otro que reza "la excepción confirma la regla" . Y es que el Torreón de Peñerudes acaba de ingresar en una nómina en la que ningún vestigio cultural quiere aparecer.La asociación "Hispania Nostra"

Los responsables de la asociación "Hispania Nostra", que lleva desde 1976 velando por el cuidado de los bienes patrimoniales del país, señalan sobre el Torreón de Peñerudes que "sus paredes parecen estar haciendo equilibrio para no desmoronarse por completo". Explican que el origen de esta construcción "se remonta al siglo XII", y afean que "a pesar de gozar de la categoría de Bien de Interés Cultural (BIC), se encuentra en un estado de absoluta ruina".

En su informe, el colectivo también define arquitectónicamente el edificio: "es de planta cuadrangular, de 7,45 metros de lado, y sus paredes son casi de dos metros y medio de grosor y unos 17 metros de altura". "El alzado se corona con un remate almenado; en su interior se pueden observar las huellas de los encajes de las vigas que dividían la torre en tres plantas. Le falta el frontal sur del edificio y conserva entera la pared norte y una buena parte del resto de las paredes", indican los expertos.

El origen del Torreón es dudoso. La primera vez que se menciona es en un documento del año 1378: el testamento del obispo Gutierre de Toledo, que lega la torre a su hermana. Sin embargo, su origen parece situarse, según "Hispania Nostra", en la Alta Edad Media, aunque también mencionan la posibilidad de que el torreón de Peñerudes tuviera origen romano, y fuera reformado posteriormente por el rey Ordoño I. Actualmente es de propiedad privada.

En menos de dos meses, la comarca del Caudal ha sumado dos vestigios a la lista roja de Patrimonio. Y es que además del enclave morciniego, "Hispania Nostra" también incluía en su relación de bienes ruinosos el sanatorio de Bustiello, en Mieres.

Lo hacía a finales de julio, y en su informe detallaba que "Bustiello en general está en excelente estado de conservación y mantenimiento, excepto este conjunto situado en la otra orilla del río Aller, que se abandonó y dejó destruir hasta un estado ruinoso ya que no se le dio otro uso. Es un poblado minero único en España y Europa, que goza de la calificación de BIC y su arquitectura posee elementos gaudianos". Durante el verano, los vecinos de Bustiello, una de las figuras referentes del paternalismo industrial, se han movilizado exigiendo una actuación en el sanatorio, que conforme a la Ley de Patrimonio debería acometer la administración regional.

Además, en esta lista también están la torre de Soto, que se incluyó en el año 2018; el Palacio de los Faes, en la localidad lenense de Carabanzo y las instalaciones de la antigua Nitrastur, en Langreo.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats