La pandemia que desde hace meses viene causando estragos tanto a la salud como a la economía tiene también su efecto directo sobre las celebraciones que generan aglomeraciones de gentes como pueden ser las procesiones, puyas de ramu y romerías en las distintas localidades alleranas.

Este fin de semana han sido dos las víctimas del coronavirus. Se trata de los pueblos de Conforcos, con su Cristo de la Salud, y Santibáñez de la Fuente, en Collanzo, con el Cristo de el Amparo. Por primera vez en muchos años, las imágenes dejarán de procesionar por el entorno de los templos y tampoco se escenificarán las populares puyas de el ramu, todo ello para garantizar la seguridad de las personas y reduciendo los programas a misas con aforo controlado. En el caso de Conforcos manteniendo la novena de los días anteriores al día grande, que debería de celebrarse en la jornada de hoy.

Las dos localidades ya piensan que 2021 traerá tiempos mejores y festivos.