La Delegación del Caudal de la Asociación de Familiares y Personas con Enfermedad Mental de Asturias (Afesa-Caudal) celebró ayer su asamblea anual, en la que aprobaron las cuentas del pasado año y en la que se plantearon el crecimiento del colectivo como uno de sus objetivos. El presidente, José Antonio García Blanco, señaló la necesidad de incrementar la presencia de la asociación en la comunidad, a través de nuevas actuaciones y proyectos que sirvan para captar tanto usuarios como socios. "Buscaremos dar más visibilidad a la enfermedad mental, que es algo más común de lo que parece", apuntó Blanco.

Actualmente, la delegación del Caudal cuenta con 39 socios. Por sexos, prácticamente están al cincuenta por ciento (20 mujeres y 19 hombres). Durante el pasado 2019, por la delegación de Mieres pasaron 34 personas para ser atendidas en los diferentes programas de información, orientación y atención psicológica. También se realizaron talleres ocupacionales de actualidad, cestería, cuero, pintura, manualidades, relajación, cocina, informática y musicoterapia, entre otras actividades en grupo.

La de Afesa-Caudal es la primera directiva en el Principado de Asturias en la que todos sus miembros son usuarios, es decir, tienen diagnosticada algún tipo de enfermedad mental.