La Comandancia de la Guardia Civil de Gijón ha detenido a ocho personas por delitos de hurto y robo con fuerza que se ensañaron, sobre todo, en empresas de Siero. Una investigación que ya había derivado hace semanas en la detención de uno de los cabecillas.

Fue el 11 de junio cuando se producía el primer hecho investigado, en concreto un robo en una empresa de compra-venta de vehículos de Viella-Siero, de la cual se llevaron unos 5.600 euros. A este primer asalto se sumaron otros cuatro cometidos en empresas ubicadas en el término municipal de Siero entre los meses de junio, julio y principios de agosto.

Según se pudo determinar en el transcurso de las investigaciones llevadas a cabo en el marco de la operación "Valvar", como se denominó al caso, en todos los asaltos el modo de operar era el mismo: un grupo de unas tres o cuatro personas se acercaban a la zona comercial de la empresa y esperaban a ser atendidos por un empleado, tras lo cual, mientras dos o tres de ellos lo entretenían, el otro se adentraba en la zona de oficinas y se hacía con el dinero que encontraba, ya fuera en cajones o incluso forzando las cajas de seguridad si la había. Tras lograr su objetivo, se marchaban de nuevo juntos en el vehículo en el que habían llegado.

Las labores de investigación llevadas a cabo permitieron determinar que los autores de los hechos lo conformaban un grupo de ocho personas, perfectamente estructurados, alternando su participación coordinada en grupos de tres o cuatro personas, cuyos cometidos estaban siempre bien definidos y que iban desde la vigilancia previa de la zona a la distracción de los dependiente y la sustracción de dinero.

El pasado 14 de septiembre se concluían las investigaciones con el saldo de ocho personas detenidas por 3 hurtos (uno en grado de tentativa) y dos robos con fuerza. Los implicados son P. V. V., de 43 años y S. V. J., de 43 años, ambos vecinos de Langreo y autores de las sustracciones del dinero; S. V. V., de 41 años, C. V. J., de 18 años, J. R. B. P., de 47 años, A. G. G., de 26 años, vecinos de Langreo y G.J.R., de 52 años y vecino de Ponferrada-León como cómplices necesarios para efectuar los delitos ya que eran quienes acompañaban a los autores para o bien realizar labores de vigilancia o de despiste de los empleados. Y A.V.G., de 74 años y vecina de Langreo, cooperadora necesaria al aportar el vehículo para desplazarse y cometer los robos o hurtos.