24 de septiembre de 2020
24.09.2020
La Nueva España

Nuevo Santullano protesta contra los recortes en el transporte escolar

Parte de los niños del barrio quedan fuera de la cobertura

24.09.2020 | 13:23
Nuevo Santullano protesta contra los recortes en el transporte escolar

Algo más de una treintena de alumnos de primaria residentes en Nuevo Santullano se negaron este mañana, por indicación de sus padres, a subir al autobús que debía llevarlos a clase. El motivo era protestar ante el anuncio de Consorcio de Transportes de Asturias de que parte de los niños del barrio se quedan fuera este curso de la cobertura, algo que afecta también el servicio de comedor.

Los padres se movilizaron ante lo que considera una medida "incomprensible e inaceptable". Al parecer, la medida restrictiva se ha tomado al entender que el barrio forma parte del casco urbano de Mieres, por lo que el traslado de los niños se debería puede caminando. Los afectados recordaron ayer que el colegio está a más de dos kilómetros de distancia y que Nuevo Santullano tiene consideración de extrarradio para la Empresa Municipal de Transportes (Emutsa).

Al final los padres se llegaron a un acuerdo para que todos los niños pudieron hacer uso del transportes. Los padres han permanecido durante toda la mañana en el colegio intentando que el acuerdo se plasme por escrito y tenga carácter permanente.

Al no haber acuerdo, los padres cortaron a la una de la tarde la carretera frente al colegio Llerón- Clarín.

CC OO ha denunciado esta mañana varias medidas adoptadas por la Consejería de Educación en las Cuencas. El comunicado dice lo siguiente:

Laviana, para 1º ESO. Su concesión supondría una optimización de espacios que permitiría que
las enseñanzas de 1º de bachillerato fueran presenciales, dado que los grupos de 1º de ESO, que
en la actualidad tienen una ratio de 21 estudiantes -la máxima permitida para casos excepcionales y
que no debería ser norma, según la normativa aprobada por la propia Consejería de Educaciónpasarían
a ser de 16 estudiantes, dejando libres aulas de mayores dimensiones que permitirían que el
bachillerato fuese presencial. Además, la previsible matriculación de nuevo alumnado en el primer
trimestre, hará que los tres grupos actuales de 1º de ESO superen la ratio máxima legal de 21
estudiantes por aula. Lejos de la retórica del presidente asturiano, que decretó la alerta naranja
en Laviana, sus políticas de microrecortes encubiertos demuestran que la seguridad y la
prevención en las aulas no son una prioridad para el gobierno asturiano.

También en el Valle del Nalón, en Tuilla, la Consejería ha denegado media jornada de educación
primaria correspondiente a la reducción horaria del equipo directivo. Resulta curioso que se
produzca esta denegación cuando la propia Circular de Inicio de Curso establece en el apartado 8.5
que "Con el fin de facilitar la gestión de las situaciones provocadas por la crisis sanitaria y para la
gestión del Plan de Contingencia, los equipos directivos de los centros públicos podrán incrementar
sus horas lectivas de reducción por cargo en función de las disponibilidades existentes en el centro."
Es decir, en vez de posibilitar el incremento que recoge la Circular, la Consejería de Educación
recorta media plaza y no compensa las horas que la Directora no dará clase porque tiene que
realizar tareas de gestión del centro.

Es sorprendente que la Consejería de Educación aplique recortes en la única zona declarada en
alerta naranja por COVID19 en Asturias.

La situación en la Cuenca del Caudal es similar. En el IES El Batán de Mieres el 80% de la plantilla
verán incrementados sus horarios, en un flagrante incumplimiento del Acuerdo de las 18 horas
lectivas, dándose casos como el del Departamento de Imagen Personal, donde 11 profesoras técnicas
de FP tendrán un horario de 20 o 21 horas lectivas. Al incrementar el horario de 42 de los 53 profesores
de este centro, la Consejería de Educación deja de contratar tres docentes a jornada completa y
otro a media jornada.

En Ujo (Mieres), la Consejería de Educación ha dejado sin derecho a transporte público y
comedor a una treintena de estudiantes del colegio público de Ujo. La Administración alega que
la parada se encuentra a una distancia menor de la que establece la resolución reguladora del
transporte escolar. Sin embargo, en cursos anteriores el alumnado que cogía el autobús en tal
parada sí contaba con ese derecho. Perder el derecho al transporte implica automáticamente la
pérdida del comedor gratuito. La Consejería de Educación pretende que las familias asuman el
coste, tanto del transporte (525 euros por estudiante) como el del comedor (307 por persona). La
decisión de la Consejería dificulta la conciliación de muchas familias, en especial de aquellas con
menos recursos, que difícilmente podrán hacer frente a un desembolso extra de más de 800 euros.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído