04 de octubre de 2020
04.10.2020
La Nueva España

El grupo "Los Bribones" de Laviana investigará restos arqueológicos en Afganistán

La entidad prepara una expedición "de gran calado internacional" en las montañas del país

04.10.2020 | 01:54
Integrantes del grupo "Los Bribones", durante su expedición en Jordania.

El Grupo de Investigación Histórica de Laviana "Los Bribones" está inmerso en los preparativos de una futura expedición arqueológica a las montañas de Afganistán, un proyecto de calado internacional que llevará a este grupo con sede en Pola de Laviana al otro lado del mundo. En este caso, el grupo asturiano ha contactado con arqueólogos de la capital afgana, Kabül, aunando esfuerzos para un proyecto de gran entidad e impacto en la arqueología de dicho país.

La expedición, dirigida por Arcadio Noriega, presidente y fundador del grupo "Los Bribones", está proyectada para realizarse entre 2024 y 2025, en función de las posibilidades geomilitares que presenta el país. Las líneas de actuación de la expedición serán dos, siendo la principal un equipo de investigadores lavianeses que, junto a un arqueólogo español asentado en Kabül ,se dirigirán al este del país a realizar unos trabajos de recuperación arqueológica y cultural "en un espacio agreste y complicado que necesitará de gran profesionalidad", destacó Noriega.

La segunda línea será realizada también por "Los Bribones" en el corazón de un valle del interior del país, donde han recuperado a través de un informante la ubicación de una cueva, denominada "la Cueva de los Leones" (kahf al'aswad). Según el presidente del grupo, "es un interesante enclave arqueológico perdido en las montañas que esconde antiguos libros y pergaminos".

Varios miembros del equipo lavianés ya se encuentran en el país asiático recogiendo información y preparando la futura expedición. Ya se han entrevistado con personal científico de zona. No es la primera vez que el grupo encara una expedición internacional de gran calado. En el año 2018 viajaron a Sela, en Jordania, donde realizaron junto a la prestigiosa asirióloga Rocio da Riva una senda de investigación bíblica sobre una inscripción babilónica (Nabonido) a una altura de 120 metros en medio del desierto. También realizaron una prospección a las Minas del Rey Salomón con su descubridor, Mohamad Najyaf.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook