Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Laviana vigilará con cámaras de control del tráfico las calles que va a peatonalizar

El Ayuntamiento sancionará, tras una fase de prueba, a los conductores que accedan a las diez vías en las que se restringirá la circulación

Recreación del aspecto que tendrá la calle Ramón Menéndez Pidal de Pola de Laviana.

Recreación del aspecto que tendrá la calle Ramón Menéndez Pidal de Pola de Laviana.

Las calles de Pola de Laviana que peatonalizará el Ayuntamiento dispondrán de cámaras para sancionar a los conductores que incumplan con la prohibición de circular. La restricción del tráfico se aplicará en diez vías dentro del plan de movilidad elaborado por el Consistorio y que recibió el apoyo de los

Las cámaras dispondrán de software de reconocimiento de matrículas, que estará conectado con la Policía Local, que será la encargada de gestionarlo y de trasladar las sanciones correspondientes. El Ayuntamiento prevé poner en marcha este sistema con un plan de inicial de prueba sin multas económicas en el que los agentes adviertan a los conductores que no tienen autorización para circular por esa calle. A esas diez calles solo se permitirá el acceso de residentes, carga y descarga y vehículos de emergencia, según recoge el proyecto.

Esta actuación también comprende la urbanización de cinco de esas calles para adaptarlas al uso peatonal. Entre las vías afectadas se encuentran las calles Ramón Menéndez Pidal, Aurelio e Hipólito Martínez, Leopoldo Alas Clarín, Juan XXIII y Párroco Joaquín Iglesias. Todas ellas serán urbanizadas para adaptarlas a la nueva situación peatonal. El plan de movilidad, cuyas obras ya han sido licitadas, opta por una superficie uniforme.

En la calle Juan Martínez y la plaza Armando Palacio Valdés también se restringirá la circulación mientras en Eladio García Jove solo se permitirá el acceso a vehículos de emergencia. El proyecto destaca que estos viales tienen una gran actividad peatonal y que están perfectamente equipados para el uso peatonal, con superficie adoquinada y bordillos rebajados, por lo que no se prevé ninguna actuación. Otra de las calles en las que se limitará el tráfico es Obispo Vigil, ubicada al este de la plaza Armando Palacio Valdés. El principal eje comercial del núcleo, la calle Libertad, será "una vía de coexistencia", donde los vehículos podrán circular, de forma lenta y dando prioridad a los peatones.

Esta es una de las tres líneas de actuación que plantea el plan de movilidad, que cuenta con 800.000 euros de fondos europeos. El Ayuntamiento destinará otros 200.000 euros. La creación de una red de itinerarios ciclistas y la habilitación de plazas de aparcamiento gratuitas "a menos de 200 metros del centro" ante la reducción que sufrirán las calles que se peatonalizarán son las otras dos, refleja el proyecto. La primera línea de actuación busca la reducción del tráfico rodado en el centro de Pola de Laviana, con desvío de parte de la circulación al eje calle Pelayo-calle Río Cares.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats