Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El saneamiento de Redes sigue pendiente tras doce años de obras y trámites

La última fase de los trabajos, que evitarán los vertidos a los embalses que abastecen al centro de Asturias, aún no dispone de financiación

El embalse de Tanes, en el parque natural de Redes.

El embalse de Tanes, en el parque natural de Redes. FERNANDO RODRÍGUEZ

El saneamiento de los pueblos de Redes -la obra que acabará con los vertidos a los embalses de Tanes y Rioseco, que abastecen de agua a los vecinos del centro de la región- sigue inconcluso doce años después de que los Gobiernos central y regional, presididos por el PSOE, suscribiesen

La Confederación Hidrográfica ha adjudicado la redacción del proyecto de la segunda fase del saneamiento de Redes a la empresa Magna Dea, que tiene que presentarlo el próximo verano. Sin embargo, el organismo dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica no dispone aún de financiación "al no estar declaradas de interés general del Estado", señalaron fuentes de la entidad. Una situación que ha criticado el alcalde de Caso, Miguel Fernández, que demanda además una actualización del proyecto, ya que considera que las obras realizadas en el pasado han quedado "obsoletas". También defiende una intervención en otros pueblos del concejo como Buspriz, La Felguerina y Caleao.

Cinco años atrás la Confederación Hidrográfica del Cantábrico anunció que tenía previsto invertir en las obras que completarán el saneamiento de Redes dos millones de euros, la quinta parte de la cantidad que se había barajado inicialmente, y abordar las obras antes de 2021.

La primera fase del saneamiento fue asumida por el Principado a través de los fondos europeos Feder. El coste de la actuación, centrada en la parte media y baja del embalse, rondó los nueve millones de euros. Esos trabajos, que se iniciaron cuatro años después de firmar el acuerdo para desarrollar el proyecto, finalizaron en 2015. El Principado demandó en mandatos anteriores en varias ocasiones al Gobierno central que ejecutase los trabajos restantes.

La segunda fase de la actuación afectará a la zona de la cabecera del río Nalón, desde Tarna hasta Soto de Caso, abarcando los núcleos rurales de Tarna, Pendones, La Foz, Bezanes, Soto, Belerda y Veneros. La Confederación Hidrográfica del Cantábrico dotará de saneamiento, reordenando alguno existente, a una población de unos 500 habitantes, aunque con crecimiento estacional.

La primera fase del saneamiento de Redes se centró en nueve pueblos del municipio casín (Tanes, Abantro, Prieres, Govezanes, Bueres, Nieves, Orlé, Coballes y Campo de Caso). También reforzó el sistema de depuración de aguas de Rioseco.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats