Hunosa sigue adelante con su proyecto para transformar la central térmica de La Pereda en una planta de biomasa. Eso sí, los tiempos no serán como se preveía inicialmente debido a la crisis sanitaria del coronavirus que, como admitió ayer el presidente de la empresa estatal, Gregorio Rabanal, "ha introducido retrasos en todo, efectivamente". Rabanal hizo estas declaraciones durante el acto de entrega del premio Hunosa a la tesis doctoral que tuvo lugar en la Escuela de Minas de Oviedo y fue a parar en la doctora Ana Álvarez Rodríguez. Su tesis estuvo relacionada precisamente con el uso de la biomasa.

El presidente de Hunosa explicó que "estamos trabajando intensamente" en el proyecto de hibridación de La Pereda y confió en que "pronto podamos decir algo más concreto". También aludió Rabanal a otras dos iniciativas relacionadas con la compañía como la pretensión de crear un almacén estratégico en el pozo Santiago o el laboratorio de seguridad contra explosiones en Carrio. Sobre el primer asunto, destacó que "hemos puesto nuestras instalaciones a disposición y realizamos un informa de tipo técnico, pero nosotros no tomamos la decisión". En cuanto al pozo Carrio, el presidente de Hunosa señaló que "necesitaban montar el laboratorio y realizamos el convenio". Junto a Rabanal, también participó en el acto de entrega el rector de la Universidad de Oviedo, Santiago García Granda; así como la directora de Minería, Belarmina Díaz. En el transcurso de la entrega, que se enmarca en el convenio del Aula de Minería y Energía Hunosa, se dio cuenta de la importancia de la relación entre empresa y Universidad.