El Ayuntamiento de Laviana ha ampliado el plazo fijado para que las empresas interesadas en optar a ejecutar las obras del plan de movilidad de Laviana puedan presentar sus ofertas. Aunque inicialmente se estableció que el pasado viernes era el último día para presentar la documentación, las firmas tendrán como fecha tope el 20 del próximo mes. Esta prórroga del plazo obedece a las rectificaciones incluidas en el documento por “erratas”, indicó el Alcalde, Julio García, que añadió que no hay variación en las actuaciones planteadas.

Dada la nueva planificación, el regidor confía en “ejecutar gran parte de las obras entre mayo y octubre” por cuestiones meteorológicas. Los trabajos podrían ponerse en marcha en primavera del próximo año. La actuación tiene un presupuesto de 897.434 euros. A pesar de este retraso en la adjudicación, el Ayuntamiento de Laviana cumplirá con los plazos marcados por la Unión Europea (UE), ya que aunque apuntaban a enero como límite para la adjudicación debido a la situación generada por la propagación del coronavirus decidió dar de margen hasta abril para las obras financiadas por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder).

Laviana recibirá por esta vía 800.000 euros para el proyecto, al que se sumarán otros 200.000 euros que aportará el Consistorio. La actuación, que se ejecutará en cinco meses, incluye la peatonalización de varias calles, la construcción de un carril bici y la puesta en marcha de un parking disuasorio donde se habilitarán las plazas que se pierden con la obra.

La restricción del tráfico se aplicará en diez vías, según refleja el plan de movilidad elaborado por el Consistorio, que recibió el apoyo de los ciudadanos en la consulta convocada a principios de septiembre. Esas calles dispondrán de cámaras con software de reconocimiento de matrículas para sancionar a los conductores que incumplan la prohibición de circular. La Policía Local será la encargada de gestionar el sistema y de trasladar las sanciones correspondientes.

En la calle Libertad de Pola de Laviana, la principal arteria del núcleo, se implantará el concepto de “espacio compartido”. Los peatones utilizarán el vial junto con los coches, que no podrán superar los 10 kilómetros por hora. De esta forma se pretende fomentar el uso del espacio por parte de los viandantes y los ciclistas.