Un vecino de La Felguera se enfrenta a una pena de un año y medio de cárcel por masturbarse delante de una amiga y hacerle tocamientos cuando pensaba que estaba dormida. Esta es la petición de condena que solicitará la Fiscalía del Principado de Asturias en la vista oral que está señalada para hoy en el Juzgado de lo Penal número 1 de Langreo.

Los hechos tuvieron lugar el 15 de mayo del año pasado. Tal y como apunta el Ministerio Fiscal, el acusado, nacido en el año 1996, se encontraba en su vivienda de La Felguera con una joven, que iba a pasar la noche en su casa después de haber estado con unas amigas y perder el autobús de vuelta a su domicilio. “Aprovechando que la mujer se encontraba tumbada en el sofá, el acusado comenzó a masturbarse delante de ella y a hacerle tocamientos”, explica la Fiscalía. “La chica, pese a ser consciente de todo, simuló estar dormida, hasta que el acusado se fue al baño; entonces la mujer abandonó la vivienda y avisó por teléfono a una amiga, que fue a buscarla y con quien pasó la noche”.

El Ministerio Fiscal considera que los hechos son constitutivos de un delito de abusos sexuales del artículo 181.1 del Código Penal. Por ello, solicita que se condene al acusado a un año y seis meses de prisión. Fiscalía también pide para el hombre su inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el mismo tiempo de cárcel, la prohibición de aproximarse a la joven, a su domicilio o lugar frecuentado por ella, y a comunicarse con ella durante el plazo de tres años.

Indemnización

Además, deberá abonar las costas del juicio. En concepto de responsabilidad civil, el Ministerio Fiscal solicita que el acusado indemnice a la mujer con 1.000 euros, más los intereses legales correspondientes.

Un caso similar se vivió en abril del año pasado, aunque el escenario fu e una habitación del hospital Valle del Nalón. En el juicio, que se celebró meses atrás, un hombre se enfrentaba a una pena de dos años de cárcel acusado de realizar tocamientos a una mujer con la que coincidió en la citada habitación. El acusado se encontraba ayudando a su pareja en el cuidado de la madre de ésta, que estaba ingresada. En la misma habitación también se encontraba asistiendo a otra persona ingresada la mujer que denunció los tocamientos. Se produjeron, presuntamente, cuando ésta se encontraba dormida, alrededor de las dos de la mañana.

La Fiscalía consideró que los hechos eran constitutivos de un delito de abuso sexual, al igual que en el caso anterior.