La Viceconsejería de Infraestructuras, dependiente de la Consejería de Medio Rural y Cohesión Territorial, adjudicó esta semana el contrato para que una consultoría especializada en geología y geotecnia redacte un proyecto para estabilizar seis taludes del tramo comprendido entre El Condado y Campo de Caso de la carretera AS-117, que une Riaño con el puerto de Tarna. La consejería ha identificado en un estudio preliminar diferentes tipos de fracturas e inestabilidades en taludes de desmonte de este tramo del corredor del Nalón que pasa por los concejos de Laviana, Sobrescobio y Caso, “que podrían afectar a la circulación o provocar daños a la plataforma de la carretera”.

El proyecto adjudicado, cuyo presupuesto es de 13.352 euros, permitirá concretar las medidas necesarias para garantizar la seguridad de los usuarios de la vía y la durabilidad de la infraestructura. La Dirección General de Infraestructuras Viarias y Portuarias también ha contratado a una empresa de instrumentación geotécnica una investigación sobre el movimiento de ladera registrado en la carretera de Otura (MO-4), en el municipio de Morcín, que ocasiona importantes desplazamientos en la vía.

 

El trabajo, con un coste ligeramente superior a los 10.400 euros, consistirá en practicar sondeos (perforaciones mecánicas en el terreno), con el fin de decidir las medidas más adecuadas para detener o minimizar los movimientos. Ambos proyectos se enmarcan en el programa de impulso de las actuaciones de conservación y mantenimiento de carreteras y puertos acordado con los agentes sociales en la Concertación para la Recuperación de Asturias (Crea).

 

En esta segunda fase, la consejería realiza más de un centenar de obras y proyectos por valor de 5 millones, de los que 4,5 se destinan a mejorar la seguridad de carreteras en más de 50 concejos y los 500.000 euros restantes a una veintena de actuaciones importantes para el sector pesquero y para la práctica de otras actividades náuticas y deportivas en trece puertos.