Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Carbayu reactiva la campaña para apadrinar castaños al poder plantar 44 más

El colectivo no celebrará el acto previsto para reunir a los participantes en la iniciativa por la crisis sanitaria, pero los convocará más adelante

Los terrenos, con las pozas hechas.

Los terrenos, con las pozas hechas.

La Sociedad de Festejos y Cultura “Nuestra Señora de El Carbayu” vuelve a poner en marcha la campaña de apadrinamiento de castaños. La iniciativa estaba ya cerrada al haber logrado que vecinos, entidades y empresas patrocinasen, aportando 100 euros cada uno, los 156 ejemplares que preveían plantar en una parcela próxima a la ermita. Pero al hacer las mediciones para las pozas comprobaron que, con una separación de nueve metros, podían incrementar el número hasta 200, aseguró el presidente del colectivo, Julio González.

Por eso la asociación pone en marcha de nuevo la campaña de apadrinamiento para los 44 árboles restantes. Aquellos que participen serán invitados a un amagüestu y recibirán cinco kilos de castañas cuando los ejemplares estén en plena producción.

La intención inicial era juntar a quienes hubiesen colaborado apadrinando un árbol para plantarlos. Pero este acto, indicó Julio González, “no se va a poder celebrar debido a la crisis sanitaria”. “Es inviable dada la situación actual. Tendremos que plantarlos y organizar, cuando se pueda un evento”, añadió el presidente de la Sociedad de Festejos y Cultura “Nuestra Señora de El Carbayu”.

Los promotores del proyecto de aprovechamiento de castaños terminaron estos días de hacer las pozas para la plantación. El colectivo ya piensa, además, en la segunda fase del plan. El primer paso para continuar con el proyecto en los terrenos ubicados en las proximidades de la ermita ha sido pedir una subvención al Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico que les permita disponer de la financiación necesaria para plantar más árboles.

La cuantía necesaria alcanzaría los 50.000 euros, apuntó Julio González. La primera fase se desarrolló en una parcela de 13.000 metros cuadrados y la sociedad de festejos tiene unos terrenos de similar superficie en los que plantea continuar con el plan, que persigue la comercialización de los frutos de los castaños.

Cuando se empezó a proyectar la actuación, los impulsores pensaron en desarrollarla en una única fase. Solicitaron una subvención al Principado pero al no obtenerla decidieron dividir los trabajos en dos bloques. Fue entonces también cuando pusieron en marcha la campaña de apadrinamiento para obtener los recursos económicos que les permitiesen ejecutar los trabajos de preparación de la parcela, según aseguró el presidente de la Sociedad de Festejos y Cultura “Nuestra Señora de El Carbayu”. Los árboles alcanzarán la plena producción en unos diez años, estima la cooperativa agrícola El Maeral, que asesora al colectivo langreano en el desarrollo del proyecto. Los ejemplares que se plantarán en esta primera fase darán alrededor de 30.000 kilos de castañas cada año.

Compartir el artículo

stats