Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mieres despeina al cedro

Los ecologistas denuncian la poda, “peligrosa y dañina”, de cuatro grandes árboles de la plaza de Santa Bárbara

Los cedros podados en la plaza de Santa Bárbara. | Jandro Rodríguez

Los cedros podados en la plaza de Santa Bárbara. | Jandro Rodríguez

La Coordinadora Ornitolóxica d'Asturies (COA) y la Asociación Asturiana de Amigos de la Naturaleza (ANA) han denunciado la desacertada actuación del Ayuntamiento de Mieres que conllevó la poda de “cuatro cedros notables” ubicados en la céntrica plaza de Santa Bárbara de Mieres . Los ecologistas, en un tono más pedagógico que censor, apuntan que la actuación ha estado salpicada de irregularidades y errores que no sólo han dañado los árboles, sino que además puede conllevar riesgos para la seguridad de los transeúntes.

Los citados colectivos explicaron ayer que la poda se ha realizado hasta una altura de unos 7 metros, desde la base, actuación que, afirman, “puede desestabilizar los árboles y provocar accidentes”. Dicho de otro modo, los expertos sostienen que la estabilidad de estos grandes cedros se ve con frecuencia afectada por compensaciones externas de la copa, lo que puede dar lugar a un futuro crecimiento descompensado, disminuyendo la resistencia a fuertes vientos.

Los ecologistas, además, remarcan que, en este caso, el tamaño de la poda en su base de ramaje es de un diámetro superior, en algunos casos, a los 10 centímetros, “lo que puede provocar la putrefacción o mala cicatrización, con el también consiguiente riesgo para estos árboles y para las personas y bienes. Los naturalistas concluyen que para este tipo de ejemplares “nunca está recomendada la poda, salvo que obstruyan de manera notoria el tráfico de personas o vehículos, lo cual no sucedía en esta plaza”.

Las citadas asociaciones subrayan que actuaciones sobre árboles de significativo valor, como es el caso, “deberían de buscarse un consenso público para su tratamiento y no ser manipulados de este modo”. Afirman que para eso “existe en el Ayuntamiento de Mieres el Foro Cívico de Medio Ambiente, con participación pública, y que en este caso no fue convocado”.

El cedro es una conífera de lento crecimiento que puede alcanzar una altura notable. Sus hojas recuerdan mucho a las que tienen los pinos, algo que explica que pertenezcan a la misma familia botánica. El porte de estos árboles hace que sean utilizados con frecuencia como elementos ornamentales en jardines y parques. En Mieres, estos ejemplares adornan la plaza Santa Bárbara desde que se construyera la glorieta que vertebra el tráfico hacia el centro de la ciudad. Los ecologistas subrayan que estos árboles deben lucir melena.

Compartir el artículo

stats