Penas de cárcel de entre seis y catorce meses, 1.680 euros en multas y el pago de una indemnización conjunta de 677 euros a las víctimas. Esa fue la condena pactada ayer por los cinco hombres acusados de insultar y amenazar con bates de béisbol y navajas a unos vecinos en Langreo. Todos ellos reconocieron los hechos y alcanzaron un acuerdo con la Fiscalía del Principado de Asturias y las víctimas, lo que evitó la celebración de la vista oral programada para ayer.

En el marco del acuerdo de conformidad alcanzado, el principal acusado, que es reincidente, asumió una condena de catorce meses de prisión por un delito de amenazas del artículo 169.2 del Código Penal, “que será suspendida bajo el condicionante de que durante los próximos cinco años no cometa ningún otro delito y realice trabajos en beneficio de la comunidad durante cinco meses”, indicó la Fiscalía.

La condena incluye cinco años de alejamiento de las víctimas –que tampoco podrá quebrantar para que se pueda mantener la suspensión de la ejecución de la pena de privación de libertad– y el pago de una multa de dos meses a cuatro euros diarios (240 euros en total) por un delito leve de daños del artículo 263, con responsabilidad personal subsidiaria en caso de impago.

Otros dos de los acusados aceptaron una condena de seis meses de prisión por un delito de amenazas del artículo 169.2 del Código Penal y dos meses de multa con una cuota diaria de cuatro euros por un delito leve de daños del artículo 263, con un día de privación de libertad por cada dos cuotas impagadas, junto con cinco años de alejamiento de las víctimas.

Los dos acusados restantes, “con una participación en los hechos menos relevante”, asumieron una condena por un delito leve de amenazas y un delito leve de daños. En total, su pena es de cuatro meses de multa a cuatro euros diarios (480 euros) cada uno, además de seis meses de alejamiento. Además, todos los acusados deberán abonar una indemnización conjunta de 677,60 euros a las víctimas.

La Fiscalía había solicitado inicialmente la pena de dos años de cárcel para el acusado reincidente y una condena de quince meses de prisión para cada uno de los otros cuatro. El Ministerio Fiscal explicó que los ahora condenados, con ánimo de amedrentar a dos vecinos –en Langreo, el día 31 de diciembre de 2018, sobre las 16.00 horas– se acercaron a ellos portando bates de béisbol y navajas, al tiempo que les decían: “Hoy os vamos a matar, no salís de este año”, “Salid, hijos de puta, un día u otro os vamos a matar”.

Las víctimas se refugiaron de nuevo en su vivienda, mientras los acusados, en el exterior, continuaban diciéndoles: “Salid, hijos de puta, un día u otro os vamos a matar”. Al oír los gritos, un hijo salió de la casa, y los acusados se dirigieron a él diciéndole: “Hijo de puta, maricón, ven para aquí que te vamos a cortar la cabeza”.