Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Hunosa recibe los permisos para extender su red de geotermia a San Martín y Siero

La firma pública estudiará qué pozos de estos dos concejos y de Mieres y Langreo, donde ya hay iniciativas en marcha, son viables para su plan

Una sala de bombeo en el pozo Barredo, desde donde salió el primer circuito de geotermia.

Una sala de bombeo en el pozo Barredo, desde donde salió el primer circuito de geotermia.

La compañía estatal Hunosa planea extender su red de calor subterráneo aprovechando el agua de los pozos clausurados. Recientemente, la firma pública obtuvo por parte del Principado la concesión de la explotación de recursos geotérmicos para nuevos proyectos en el territorio que engloba a los concejos de Langreo, Mieres, San

Esta concesión, como explicaron fuentes de la compañía, está vinculada al plan de expansión de la geotermia y a estudiar las posibilidades de los pozos que reúnen las mejores condiciones, como son la capacidad o la proximidad a poblaciones, entre otros conceptos.

Mieres fue la primera localidad en la que Hunosa arrancó con la geotermia aprovechando el agua del pozo Barredo. Desde ahí trasladó esta red primero al hospital Álvarez Buylla de Mieres y a dos de los edificios del campus de Mieres: la residencia de estudiantes y el edificio de investigación. De ahí seguiría a la Fundación Asturiana de la Energía, situada junto al pozo Barredo, comenzando después la instalación de una red de calor que llegase hasta la Mayacina, donde se abastecerá a las viviendas de titularidad regional. El proyecto también incluye la sede de la Escuela Politécnica de Mieres y el IES Bernaldo de Quirós. Pero no solo eso, la iniciativa despertó el interés del propio Ayuntamiento de Mieres, que cuenta con un proyecto de fondos mineros para extender aún más esta red.

Tras Mieres le tocó el turno a Langreo, en esta ocasión con el pozo Fondón, ubicado en Sama. El proyecto, que llegará a viviendas y otros edificios de Langreo Centro (en La Felguera), está actualmente en ejecución, con una inversión de 2,5 millones de euros.

La compañía estatal ya expuso que pretende seguir con el desarrollo de la geotermia en otros puntos, como lo confirma el estudio en el que se invirtieron 180.000 euros para ver las posibilidades de extender esta red de calor. En el caso de San Martín del Rey Aurelio se aludía al pozo Sorriego como fuente. Y dada la citada concesión, parece que también se estudiarán las posibilidades en el concejo de Siero, donde la compañía también cuenta con explotaciones cerradas.

A los planes de Hunosa se suman también los de los propios ayuntamientos. Este es el caso de Laviana, cuyo alcalde, Julio García, expuso la posibilidad de iniciar el proceso para aprovechar el agua del pozo Carrio, uno de los últimos en cerrar, tras reunirse con el presidente de Hunosa, Gregorio Rabanal. También en Riosa. La alcaldesa Ana Díaz mantuvo meses atrás otro encuentro con Rabanal donde se aludió a la posibilidad de utilizar el pozo Montsacro con los mismos fines. Sin embargo, esta posibilidad de momento no se puede barajar, ya que aunque el pozo está cerrado, es auxiliar del Nicolasa, en Mieres, que sigue en activo.

Biomasa

La geotermia no es la única vía abierta por la empresa pública en lo que a energías alternativas al carbón se refiere. La biomasa forestal como fuente de calor es otro de los proyectos más atractivos de la compañía, si bien ahora mismo está en el alero debido a las medidas tomadas por el Gobierno en cuanto a la subasta de las energía renovables. Hunosa ya ha puesto en marcha varios proyectos con calderas alimentadas con combustibles procedentes de la madera, como por ejemplo el ubicado en el macelo de Mieres, que fue inaugurado hace unos años.

Sin embargo, el proyecto estrella (y el que a su vez corre riesgo de no llevarse a cabo por la situación derivada de la subasta energética) es el de convertir la central térmica de La Pereda, hoy de carbón, en una instalación híbrida en la que se pueda quemar madera como combustible para producir energía. Un proyecto defendido a capa y espada por los sindicatos mineros, que se une a otras iniciativas, como la de instalar una central térmica de biomasa en el polígono mierense de Reicastro.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats