Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tres miembros del partido Imagina Mieres, al Juzgado por el ataque al Alcalde

La instrucción determinará si, como apunta la Policía, otros dirigentes de la plataforma deben ser investigados por el “caso pasquines”

Por la izquierda, Beatriz González, Ricardo González y Kety Rodríguez, en la sede de IU de Mieres, con un buen número de pasquines sobre la mesa.

Por la izquierda, Beatriz González, Ricardo González y Kety Rodríguez, en la sede de IU de Mieres, con un buen número de pasquines sobre la mesa.

El concejo de Mieres amaneció el 30 de abril de 2019 empapelado con pasquines que acusaban al alcalde, sin ningún tipo de pruebas, de estar cobrando dinero en negro por el desempeño de su cargo. El regidor, que desde que en 2011 accedió el cargo ha venido renunciando a cobrar

Los tres acusados estaban integrados en el proyecto político de Imagina Mieres, formación que buscaba confrontar con IU en las por entonces cercanas elecciones municipales, con la presencia de antiguos colaboradores del Alcalde. El exhaustivo informe policial al que dio forma la minuciosa investigación desarrollada por los agentes de la Comisaría de Mieres apunta a tres presuntos participantes en los hechos, aunque deja abierta la probable participación de más miembros del citado partido, pues de hecho se identifica a otros participantes directa o indirectamente en los hechos, sobre los que se decidirá judicialmente a lo largo de la instrucción.

De momento, los investigados que han sido llamados a declarar a instancias de la Fiscalía son tres, J.Á. G. F.; J. M. I. e I. S. A todos se les imputa un presunto delito de calumnias. El informe policial señala que el primero fue quien encargó los pasquines en una copistería de Lugones, utilizando datos falsos para su encargo. J. Á. G. F. llegó a Imagina Mieres desde Podemos, donde tuvo responsabilidades en el ámbito de la lucha anticorrupción.

En el caso de J. M. I., veterano dirigente de CC OO, la investigación lo señala como el encargado que fue a recoger el pedido y el informe policial le identifica como la persona que “tuvo que ser el responsable del posterior reparto entre los demás participantes. No se descarta que participase también de la difusión de los pasquines”. Por su parte, I. S. fue grabado, tirando los pasquines, por varias cámaras situadas en el casco urbano de Mieres. Su testimonio resultó en su momento clave para hacer avanzar la investigación. En las grabaciones aparecía acompañado por una mujer, su pareja por entonces.

La acusación defiende que tanto la mujer grabada con los pasquines como Juan José Menéndez, cabeza de lista de Imagina Mieres, deberían ser también investigados. “Consideramos que ambos han tenido implicación en los hechos y esperamos que a lo largo del proceso se atienda nuestra petición”, apunta el letrado Iván de Santiago González. El abogado del Alcalde puntualiza que también confían en que al cargo de calumnias se sume el de delito electoral: “Parece bastante evidente que el objetivo último que se buscaba era alterar el resultado de las elecciones municipales”.

La investigación policial apunta sin ambages hacia la conexión política. Será ahora la juez encargada del caso la que dictamine el alcance de lo sucedido, si los investigadores son responsables de un delito de calumnias y si, a mayores, se intentó urdir un fraude electoral. De momento, la primera batalla judicial ya la ganó el regidor. El Alcalde ratificó en agosto en el juzgado su denuncia por el reparto de los 30.000 folletos que “difamaban” su labor en vísperas de las últimas elecciones municipales. Lo hizo tras conseguir el aval de la Audiencia Provincial, que admitió que se estaba atacando a una autoridad –el regidor de Mieres– y no a la persona en su ámbito privado. Tras declarar, Vázquez se mostró confiado en el proceso y manifestó su esperanza de que “la justicia esclarezca todo y depure las responsabilidades que cada uno tenga en esta auténtica acción desagradable contra mí y mi familia”.

Las grabaciones

Los agentes encargados del caso remarcan en su informe lo evidente, que la intención de la “siembra” de pasquines era “atentar contra la dignidad del Alcalde”. Tras la denuncia que tramitó el propio regidor, la Policía Nacional inició una exhaustiva investigación para identificar a los responsables. Uno de los primeros detalles que llamó la atención de los investigadores fue la pulcritud de las octavillas, ya que éstas habían sido realizadas y rematadas de una manera muy profesional, hasta un total de 30.000. El segundo punto de apoyo fue la identificación de tres vehículos, en la madrugada de los hechos, arrojando las octavillas por toda la ciudad.

Las grabaciones en las que aparece I. S., junto a su pareja, tirando los pasquines por la calle dio alas a las pesquisas. El 16 de diciembre están citados los tres mencionados investigados para que aclaren su participación en los hechos.

El procedimiento

  1. El ataque. Los 30.000 pasquines que, en vísperas de las elecciones municipales, se lanzaron en Mieres contra el Alcalde no fueron un ataque contra el honor circunscrito al ámbito privado.
  2. Contra la autoridad.  La Audiencia Provincial ya estableció que el injustificado ataque sin pruebas debe ser considerado como un envite contra una autoridad en el desempeño de sus funciones. 
  3. Investigados. Tres altos responsables de la plataforma política Imagina Mieres deberán declarar en el juzgado como investigados, aunque no se descarta que en el proceso surjan más implicados.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats