Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una aplicación permite que en el campus de Mieres la clase presencial sea más segura

El sistema utiliza unos códigos QR ubicados en la entrada del centro, las clases y los laboratorios, lo que facilita el rastreo en caso de un positivo

Dos alumnos utilizan la aplicación de registro en la entrada de la Politécnica de Mieres. | Vivas

Dos alumnos utilizan la aplicación de registro en la entrada de la Politécnica de Mieres. | Vivas

Una aplicación móvil para garantizar que las clases presenciales en la Universidad sean totalmente seguras. La directora de la Escuela Politécnica de Mieres, Asun Cámara, presentó este sistema ayer junto a Nerea Sánchez Sánchez, de ABAMobile, la firma que lo ha desarrollado, convirtiendo en pioneras las instalaciones de Mieres. La aplicación sustituye al actual sistema de control del movimiento del alumnado que se realizaba en papel, algo “engorroso”, como destacó Cámara, a la hora de rastrear los contactos ante un posible positivo por coronavirus. La aplicación permite este registro online, con lo que los datos se pueden conseguir en el momento, facilitando en gran medida el rastreo de los contactos.

Su funcionamiento, señalaron Cámara y Sánchez, “es muy sencillo”. Hay una serie de códigos QR que están colocados en la entrada del centro, también en las clases, en la biblioteca y los laboratorios, entre otras estancias. Estos QR se leen con la aplicación, en la que el alumno ya se encuentra registrado, y nada más, sólo hay que pasarlo tanto al entrar como al salir. Eso sí, requiere de un compromiso por parte del alumno para utilizar la aplicación, aunque en este sentido Cámara no tiene duda de que los estudiantes contribuirán a su buen funcionamiento: “Los alumnos son los primeros que nos piden que las clases sean presenciales, y para eso tenemos que cumplir con estas medidas, así que estoy convencida de que no nos defraudarán”. La directora hizo hincapié en la necesidad de potenciar la presencialidad “porque llevamos ya dos semestres sin clases, que equivale a un curso”.

La iniciativa, como explicó Cámara, surgió desde el propio centro. “Estuvimos estudiando de qué forma hacer este control para garantizar la seguridad y contactamos con varias empresas hasta que conseguimos sacar adelante el proyecto”. Nerea Sánchez, por su parte, apuntó que la aplicación “tiene también en cuenta hasta los posibles errores, como el que un alumno se olvide y sólo registre la entrada o la salida, en ese caso el sistema le pregunta para que añada una hora aproximada en la que tendría que haber pasado el código en la aplicación”.

Asun Cámara y Nerea Sánchez, con el QR y la aplicación. | Vivas

¿Y podría ampliarse a otros centros de la Universidad? Cámara deja abierta la puerta a esta posibilidad, aunque destaca que es una iniciativa propia, debido a las características del centro mierense, que lo hacen “ideal” para las clases presenciales. Y es que la Politécnica “dispone de amplias instalaciones que permiten la formación de nuestros estudiantes de manera presencial en excelentes condiciones de seguridad, siendo posible mantener la distancia social adecuada en aulas y laboratorios, con sistemas de ventilación forzada que renuevan el aire de manera continua en todas las zonas que compartimos”. Sin embargo, “todo es poco para aumentar el confort y la seguridad de nuestros alumnos, profesores y personal de administración y servicios, por eso pensamos que si disponíamos de alguna herramienta que nos permitiera optimizar la fase de rastreo en el campus de las personas contagiadas, así como de sus contactos estrechos, contribuiríamos en gran medida a generar un espacio más seguro para todos”.

Por su parte, ABAMobile es una empresa asturiana especializada en el desarrollo de aplicaciones móviles y procesos de digitalización a través de herramientas móviles, principalmente en el mundo empresarial, sector en el que lleva operando desde 2012. De este modo, la aplicación en la Escuela Politécnica de Mieres supone un nuevo hito para el desarrollo de la compañía.

La Escuela Politécnica de Mieres, que cuenta con alrededor de 800 alumnos matriculados, fue de las primeras en la Universidad de Oviedo que puso en marcha un protocolo de actuación frente al coronavirus con el objetivo de garantizar las clases presenciales. Entre las principales medidas se encontraba el establecimiento de una puerta de entrada y otra de salida, y el uso de mascarilla obligatorio en todas las instalaciones, a pesar de que en un primer momento se pensaba que se podrían quitar en las aulas de mayor tamaño, dada la distancia que podía establecerse entre los diferentes puestos.

En las clases se estableció un sistema de colores, verde, amarillo y rojo, que fijan la distancia de seguridad entre los diferentes puestos, y se puso en marcha un registro de los alumnos, tanto a la entrada como a la salida de cada clase, que ahora ha sido actualizado con una aplicación. También se recomendaba a los alumnos que, para mayor seguridad, se ocupasen ellos mismos de desinfectar sus puestos de trabajo cuando los ocupen. Aún así, las clases se limpian dos veces al día , además de ventilarse. Asimismo, se colocaron cámaras web en la mayoría de las clases para que, en el caso de no poder acudir, como pasó semanas atrás, los profesores siguieran ofreciendo las clases con normalidad en el aula.

Sistema. La aplicación lee unos códigos QR ubicados en la entrada del centro, las clases y los laboratorios que ofrece información en tiempo real de dónde se encuentran los alumnos para facilitar los rastreos.

Seguridad. La Escuela Politécnica de Mieres dispone de amplias instalaciones que permiten el desarrollo de las clases presenciales con total seguridad, además de aplicarse un estricto protocolo anticovid.

Compartir el artículo

stats