Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Triman inicia el pago a los extrabajadores tras vender su nave en un millón de euros

Algunos empleados han recibido solo un 20% de la cuantía adeudada y mantienen sus demandas en el Juzgado: “Veíamos difícil cobrar”, afirman

La nave de Triman Minerals, en Vega de Arriba.

La nave de Triman Minerals, en Vega de Arriba. JANDRO RODRÍGUEZ

Buenas noticias para la antigua plantilla de Triman Minerals, grupo empresarial con dos plantas en Mieres y en concurso de acreedores. La administración ha iniciado el pago de salarios en deuda, aunque muy poco a poco. En algunos casos, el ingreso no llega ni al 20 por ciento del impago. La deuda total con los trabajadores, en el último informe de la administración concursal, superaba el millón de euros.

La caída de Triman Minerals está siendo larga y pone en jaque a los trabajadores. La empresa cuenta con dos plantas en el concejo de Mieres: en Vega de Arriba (fundición) y en Loredo (calderería). La primera ya está prácticamente vendida, en cerca de un millón de euros –se ofertaba en el mercado inmobiliario en 1,4 millones–. La otra factoría está anunciada en algo más de cuatro millones de euros para su venta.

De la primera operación solo ha salido a la luz la posible compra y todo apunta a que la factoría no se destinará a labores de fundición. Un extremo sobre el que la administración concursal, a preguntas de este diario, no ha querido hacer valoraciones. “Nos parece bien que la liquidación avance, pero esperamos que se refleje en nuestra situación”, destacaron antiguos trabajadores de Triman. El avance está lleno de obstáculos.

Desde la declaración de la empresa en concurso de acreedores, en abril de 2019, han surgido seis grandes conflictos judiciales. El primero, que en cierta forma abarca a todos los demás, es el de la declaración del propio concurso como “culpable”. Es decir, que hubo mala gestión por parte de la dirección del grupo Triman Minerals –dedicado a la producción de herramientas para canteras–.

Así lo considera la administración, que presentó la demanda ante el Juzgado de Navarra. Entre otras presuntas “irregularidades”, los administradores llamaron la atención sobre la contratación de plantilla cuando ya no había carga de trabajo. También el incremento en los salarios de los altos cargos y un presunto “alzamiento de bienes” a través de la venta de bienes a una compañía de la que Triman es el único accionista. En octubre del año pasado, se produjo un robo en la nave que ahora ha sido enajenada. Está siendo investigada una chatarrería de Gijón.

“Lo cierto es que veíamos muy difícil empezar a cobrar la deuda que Triman tiene con nosotros”, reconocieron fuentes de la antigua plantilla. Es por eso que muchos de los trabajadores, los de las deudas más elevadas, ya han acudido a los Juzgados por su cuenta.

Compartir el artículo

stats