Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las licencias de obra en pisos se disparan por la modernización de las barriadas

Los permisos pedidos subieron un 20% en un lustro | La instalación de ascensores y la retirada de cocinas de carbón concentran los trabajos

Obras de mejora del barrio San José, en Lada, que se financia con fondos mineros.

Obras de mejora del barrio San José, en Lada, que se financia con fondos mineros.

Las barriadas de la comarca del Nalón se modernizan. Y los trabajos de reparación dejan rastro en el balance de las licencias de obras en edificaciones de la comarca: en un lustro, se han incrementado de 58 a 73 (un 20% más). Fuentes del sector de la construcción consultadas por este diario apuntan a que la mayoría están destinadas al cambio de sistemas para mejorar la eficiencia energética y también la instalación de ascensores y otros equipamientos que mejoran la calidad de vida.

“El parque de viviendas en el Valle está muy envejecido”, afirman desde el sector inmobiliario

decoration

“El parque de viviendas en el Valle está muy envejecido”, afirman desde el sector inmobiliario. Una media de años de antigüedad que incrementan, sobre todo, las barriadas mineras e industriales de la comarca. “En los últimos años, se han producido una serie de actualizaciones de estos inmuebles que podrían explicar esa tendencia al alza de las licencias para la rehabilitación y reforma de inmuebles”, añadieron.

Primero fueron los ascensores. El Ayuntamiento de Langreo fue el primero en permitir la instalación de elevadores en las barriadas mineras. Incluyó esta medida en el Plan General de Ordenación Urbana a propuesta de los vecinos. El principal distrito afectado era Riaño, con el mayor porcentaje de inmuebles sin ascensor y la población cada día más envejecida. Siguieron otros distritos y otros municipios.

Un edificio de Riaño con ascensores instalados en su fachada.

Un edificio de Riaño con ascensores instalados en su fachada.

San Martín del Rey Aurelio no tardó en aprobar la instalación de ascensores en barriadas: lo hizo en el año 2012, también a propuesta de los vecinos. Un trámite largo porque los elevadores ocuparían parte de la calle, al tener que ser instalados en el exterior. Los edificios del concejo que, debido a sus características, tuvieron que instalar elevadores exteriores, formaban parte de barrios emblemáticos como El Serrallo, en Sotrondio, y El Coto, en El Entrego.

Terminadas las obras en el interior, se aceleró la descarbonización. Y, con ella, el cambio de sistema para la generación de calor en muchas viviendas. “La retirada de cocinas de carbón se ha incrementado en los últimos años, especialmente desde el cierre de la minería”, detallaron desde el sector de la construcción. Ahora, las obras se centran en preparar los edificios para la nueva normativa de eficiencia energética. Entre otras medidas, prohíbe los contadores de calefacción colectivos: “En muchos casos, al cambio de contadores se suma un cambio de calderas”, explicaron.

San Martín fue, de lejos, el municipio que más licencias de obra para edificios registró en el último ejercicio: un total de 33, solo superado en Asturias por los municipios de Gijón (68), Llanera, Siero y Avilés (estos tres últimos registraron 35 cada uno). Y a esta “avalancha” de licencias en el exterior, estiman desde el sector de la construcción, se sumarán el próximo año las de reforma interior. Un “boom” de mejorar la casa que, consideran los expertos, está relacionado con el confinamiento.

En la actualidad también se ejecuta una gran reforma en el barrio San José de Lada, en este caso financiada con fondos mineros, para mejorar la eficiencia energética de las viviendas.

Compartir el artículo

stats