La alcaldesa de Langreo, Carmen Arbesú y la concejala de Mujer e Igualdad, Melania Montes, entregaron ayer los premios Emprendedora de Langreo 2020, convocados por el Ayuntamiento. En el acto, tuvo lugar en el salón de plenos, recibieron sus distinciones María Luisa Vallina Iglesias (mejor trayectoria profesional en la sidrería El Gaucho), Laura Miguel Hermoso (mejor proyecto de nueva creación por la guardería Escoborola) y Manuela Iglesias Gutiérrez (mención especial a título póstumo, que recogió su hijo Roberto Fonseca. También acudió el edil Javier Castro.

Los premios Emprendedora de Langreo, convocados anualmente por el Ayuntamiento, reconocen la iniciativa y el impulso empresarial de las mujeres del municipio. El acto se celebró con un aforo reducido, para cumplir con las medidas de control derivadas de la crisis sanitaria.

Laura Miguel es la impulsora de la guardería y espacio socioeducativo Escoborola, de La Felguera. “El galardón premia a proyectos que llevan menos de cuatro años en funcionamiento. Se habían presentado once candidaturas”, indicaron desde el Ayuntamiento. Este año fue finalista de los premios del semillero de proyectos de Valnalón.

Luisa Vallina es la propietaria del restaurante y sidrería El Gaucho, situada en La Felguera. Se trata de uno de los establecimientos con mayor arraigo de Langreo. “Se premió su labor al frente de un establecimiento con 47 años de antigüedad”, destacó el jurado.

También se concedió una mención especial a título póstumo a Manuela Iglesias Gutiérrez, fallecida el pasado mes de noviembre a causa del covid tras pasar “toda su vida en los fogones de la Sidrería Fonseca de Ciaño”. El fallo destacó “su valentía para ponerse al frente de un negocio en una época en que esa decisión no era ni fácil ni habitual para las mujeres. Con sus méritos, habría sido una candidata apropiada para recibir el premio a la trayectoria empresarial en cualquier edición”.