Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una campaña busca evitar el cierre del balneario de Ledesma: ya está en preconcurso de acreedores

Una veintena de ayuntamientos salmantinos firman un manifiesto a favor de la instalación, que precisa un millón de euros para salir a flote

Arriba, las instalaciones del balneario; a la izquierda, Juan José González, el presidente del Montepío.

Arriba, las instalaciones del balneario; a la izquierda, Juan José González, el presidente del Montepío.

La preocupación por el cierre del Balneario de Ledesma, uno de los principales pilares del Montepío de la Minería, se acrecienta. Acaba de aprobarse el preconcurso de acreedores, sin que la entidad haya conseguido el apoyo bancario que precisaba para salir adelante y evitar esta situación. La mutualidad no lo da todo por perdido, espera obtener el apoyo de las administraciones y, de momento, ha logrado el respaldo de más de una veintena de ayuntamientos de Salamanca, que han firmado un manifiesto encabezado por el Consistorio de Vega de Tirados, localidad en la que se ubica. También esperan que en los próximos días, otros ayuntamientos asturianos se sumen a esta iniciativa que busca salvar más de un centenar de empleos.

El Montepío precisa de un millón de euros para poder reconducir la grave situación del balneario y aguantar, al menos, hasta el próximo verano cuando se espera poder recuperar la ansiada normalidad. Sin embargo, la entidad de referencia de la mutualidad rechazó el crédito, no dejando más opciones que el preconcurso de acreedores. Su presidente, Juan José González Pulgar, aseguraba que “es la única salida que nos han dejado, ya que nos han abandonado a nuestra suerte”. Más cuando el balneario llevaba años acumulando beneficios. Sólo en 2019 fueron más de 200.000 euros antes de impuestos. Sin embargo, llegó el coronavirus y el fin del programa de termalismo del Imserso, que supone un 60 por ciento de su negocio y dejó tocadas las instalaciones salmantinas. A pesar de ello, el balneario abrió sus puertas en verano con la intención de arañar algo de liquidez, pero los malos datos de ocupación obligaron a cerrar antes de tiempo, regulando temporalmente a la mayoría de la plantilla.

“Es la única salida que nos han dejado, ya que nos han abandonado a nuestra suerte”

Juan José González Pulgar - Presidente del Montepío, propietaria del balneario de Ledesma

decoration

La situación tampoco es demasiado buena en los residenciales de Murcia y Almería, que también acumulan pérdidas, mientras que la residencia de Felechosa es la única instalación que se libra de las consecuencias de la pandemia. Ante esta situación, el Montepío estimaba llegar a finales de año con unas pérdidas de dos millones de euros, de los cuales 1,26 corresponden al balneario. Afortunadamente, la mutualidad ha conseguido salvar medio millón más gracias a las medidas de contención del gasto que se aprobaron meses atrás, pero no es suficiente para salvar el balneario.

Dado el rechazo bancario, la esperanza del Montepío es la ayuda de las administraciones, tal y como solicitaba González Pulgar. De momento, el Ayuntamiento de Vega de Tirados ha encabezado un manifiesto de apoyo al que se han sumado más de una veintena de municipios salmantinos. Así, respaldan al balneario Ledesma, San Pedro Del Valle, Juzbado, Valverdón, Rollán, Monleras, El Manzano, Zarapicos, Villaseco de los Reyes, Villaseco de los Gamitos, Sardón de los Frailes, Almenara de Tormes, Pino de Tormes, Parada de Arriba, Florida de Liébana, Zamayón, Golpejas, Añover, Barbadillo, Calzada de Don Diego, Galindo y Perahuy, Villarmayor y Doñinos de Ledesma.

Usuarios en el balneario de Ledesma, antes de la pandemia

El manifiesto avala la historia del balneario, así como las inversiones realizadas en los últimos años, que han superado los tres millones de euros. También da cuenta de que las instalaciones son “un símbolo de la actividad empresarial que dinamiza toda nuestra comarca y fija población en los municipios del entorno”. Y es que son más de un centenar los trabajadores que están en riesgo de perder su trabajo, así como numerosos empleos indirectos que genera la instalación.

Compartir el artículo

stats