Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El SOMA plantea crear cien empleos con el reciclaje de baterías de coches eléctricos

La central propone instalar una planta en Lada o en Soto de la Barca tras el cierre de sus térmicas y pide la implicación de Iberdrola y Naturgy

Los puntos de recarga instalados en La Mayacina, en la tarde de ayer. | A. Velasco

Asturias está siendo el patito feo en lo que a la reactivación económica se refiere tras el cierre de centrales térmicas de carbón. Al menos así lo ven desde el SOMA-FITAG-UGT. La central critica que Iberdrola y Naturgy, inmersas en el cierre de las plantas de Lada (Langreo) y de Soto de la Barca (Tineo), no hayan planteado todavía “ningún proyecto” que supla la pérdida de puestos de trabajo derivada de la supresión de sus instalaciones en el Principado, algo que sí han hecho en otras regiones. El sindicato puso ayer sobre la mesa una propuesta que conllevaría la creación de un centenar de empleos: la puesta en marcha de una planta de reciclaje de baterías de vehículos eléctricos, que podría estar “abanderado por cualquiera de las dos compañías”.

La central liderada por José Luis Alperi manifestó que “ni Iberdrola ni Naturgy han concretado ningún proyecto industrial solvente y generador de empleo y actividad para sus emplazamientos en Asturias, mientras vemos que sí lo están haciendo en otros territorios”. Por ello, indicaron, “desde el SOMA-FITAG-UGT seguimos exigiendo, tanto a Naturgy como a Iberdrola, que abanderen un gran proyecto verde, tras el cierre de las centrales térmicas de Soto de la Barca y de Lada, donde actúen como socios industriales y que podrían contar con fondos públicos de reactivación”. El proyecto debe ser, en palabras de la central, “ambicioso, conforme al acuerdo que se firmó entre Gobierno, sindicatos y empresas energéticas para el cierre de centrales térmicas, y que contribuya al desarrollo socioeconómico en torno a la transición energética en Asturias”.

Y en esa línea apunta el SOMA con un proyecto “verde” e innovador” que ayer puso sobre la mesa. Se trataría de la construcción de una “planta de reciclado de baterías de vehículos eléctricos de movilidad urbana, automóvil y vehículo industrial”. El objetivo de esta iniciativa es el de poder aprovechar las materias primas que componen estas baterías, “y poder proporcionarles una segunda vida útil a las mismas, dando así una solución al problema de suministro de materias primas y la volatilidad de sus precios”, apuntaron desde la central.

“No cabe duda de que la demanda de este tipo de baterías crecerá muy significativamente en las próximas décadas, lo que implicará un gran incremento en el número de unidades que lleguen al final de su vida útil y que deberán ser eliminadas de los vehículos”, apuntó Alperi, para agregar que “la desactivación y neutralización de forma segura tanto de las baterías como del electrolito, la separación y recuperación del litio, cobalto y manganeso, serían labores a realizar y que contribuirían generar más de 100 empleos estables en la región, así como al desarrollo tecnológico y capacitación profesional de los trabajadores”.

Los portavoces de la central minera asturiana apuntaron que “uno de los debates candentes en torno a las baterías para vehículos eléctricos al final de su vida útil es si deben ser recicladas, para obtener las materias primas, o si deben ser reutilizadas para una segunda vida. En cualquier caso, las baterías tendrán que ser recicladas de todas formas, por lo que es el momento para que estas compañías energéticas den un paso adelante, y respondan con la responsabilidad social empresarial de la que tanto presumen, abanderando la instalación de una planta de reciclado de baterías de vehículos de movilidad urbana, automóvil y vehículo industrial en Asturias”.

El SOMA no quiere que la región se quede atrás en la era post-carbón que está comenzado. Por ello, lanzan un mensaje muy claro hacia estas compañías energéticas: “Hay empresas que le deben mucho a Asturias, y tanto Naturgy como Iberdrola son dos de ellas. De la implicación de todos depende nuestro futuro y nosotros vamos a ser exigentes en la respuesta de estas compañías a los acuerdos alcanzados entre Gobierno, sindicatos y las propias empresas energéticas”.

Mieres ya suma diez puntos de recarga para “vehículos verdes” 


El Ayuntamiento de Mieres, a través del área de Desarrollo Urbano Sostenible que dirige Delia Campomanes, ha ampliado la red de recarga de vehículos eléctricos con la instalación de cuatro nuevos puntos dobles en el aparcamiento que se está construyendo en La Mayacina. Los puntos de recarga en esta zona ya han sido instalados y entrarán en servicio cuando finalice la obra del parking. Se trata de cuatro conexiones dobles, lo que supone que pueden dar servicio a ocho vehículos. Tres de estos puntos son de recarga lenta y otro semi-rápido. Esto eleva a diez los puntos públicos de recarga de coches eléctricos en Mieres.

A sumar a los cuatro de La Mayacina, están los tres del aparcamiento de Oñón, uno en el aparcamiento de Manuel Llaneza (Sinagua), otro en el aparcamiento de La Pista y otro frente al propio Ayuntamiento. Esto suma diez puntos dobles de recarga gratuitos, con capacidad para alimentar hasta veinte vehículos simultáneamente.

Todas estas actuaciones se enmarcan dentro de los proyectos incluidos en la Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible e Integrado (EDUSI) de Mieres y están cofinanciadas en un 80% a través del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER).

En el caso de la conexiones instaladas en La Mayacina, forman parte del proyecto “Creación de nuevas centralidades a partir de la recualificación de espacios públicos. Proyecto Mayacina”. Una actuación que, con un presupuesto de 423.774 euros, permitirá la integración definitiva del barrio en la trama urbana con la recuperación de parcelas sin uso para la creación de un aparcamiento con 331 plazas para turismos, 7 plazas de movilidad reducida y 6 para motos, y de nuevos espacios para el uso público, con la instalación de un área de juegos biosaludables y un “skate park”.

Compartir el artículo

stats