DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Al menos treinta conductores de otras comunidades, multados en Pajares al querer ir a esquiar

Valgrande recuperó ayer la calma tras la saturación y las quejas del sábado

Usuarios en las taquillas de la estación. | Roberto Menéndez

Usuarios en las taquillas de la estación. | Roberto Menéndez

La estación invernal de Valgrande-Pajares recuperó ayer la normalidad tras el colapso del sábado debido a la saturación de la plataforma de venta online de forfaits, sistema que recibir más de 3.000 peticiones “en cuestión de segundos”. Al contrario de lo sucedido la jornada previa, el domingo nadie se quedó sin esquiar debido al exceso de reservas. Se cumplió con el aforo de 1.200 establecido por la normativa de seguridad sanitaria. Ahora bien, aunque la afluencia de visitantes fue muy inferior a la del sábado, la Guardia Civil tuvo de nuevo que activar controles. Alrededor de una treintena de conductores de otras comunidades, sobre todo provenientes de León, fueron sancionados al intentar acceder al equipamiento lenense, cuyo uso está restringido a usuarios asturianos debido también a la pandemia.

Ya el sábado la Guardia Civil detectó una “alarmante” presencia de visitantes de otras comunidades. Estos incumplimientos quedaron en parte diluidos ante la avalancha de familias que se dieron cita en Pajares, decenas de ellas con las reservas de pista anuladas debido al citado fallo en la plataforma de ventas. De esta forma, el instituto armado tuvo que redoblar sus esfuerzos para descongestionar todo el entorno y accesos a la estación. Con todo, fueron identificados muchos coches de otras regionales. Ayer, con la asistencia a la estación más dimensionada, la Guardia Civil pudo prestar más atención al cumplimiento de la normativa que únicamente permite el acceso a residentes en Asturias. El resultado es que se tramitaron más de una treintena de denuncias. Se identificaron vehículos provenientes no ya de León, sino de Palencia, Galicia, Valladolid o Salamanca.

En el remonte de Brañillín.

“Las condiciones meteorológicas no han sido tan buenas como las del sábado, pero aun así hemos disfrutado de un buen día de esquí”, el ovetense Carlos Martínez acudió a Pajares por partida doble este fin de semana. El primer día no pudo esquiar al quedar inhabilitada su reserva por la venta excesiva, pero ayer sí pudo disfrutar de las pistas: “La jornada se puede decir que ha estado dentro de la normalidad, no como ayer –por el sábado–, que fue increíble el número de personas que se congregaron tanto en la estación como en su entorno”.

Durante el día de ayer la Guardia Civil realizó controles tanto en el desvío de acceso a la estación como ya en las inmediaciones de las instalaciones. El sábado también se activó un dispositivo a las nueve de la mañana, pero la masificó obligó a relajar los controles para evitar que el atasco llegara a la carretera nacional. Desde el parador que corona al puerto, hasta el desvío a la estación, los turismos se amontonaron en las cunetas llenas de nieve. Los accesos a la estación estaban también saturados. “Pocas veces he visto tanta gente en el puerto, pero es que el día fue increíble”, explicaba ayer un trabajador del equipamiento. Sin embargo, ayer la calma fue la tónica general. “El día ha sido más invernal, con más frío y bastantes nubes. Una buena jornada para el esquí, pero sin las inmejorables condiciones del sábado”. explicaba un usuario.

Una patrulla de la Guardia Civil por el aparcamiento.

La alta afluencia de visitantes en Pajares este fin de semana, pese a las restricciones uso, ha sido en parte canalizada por ser la única alternativa para los esquiadores asturianos. Fuentes de Invierno sigue cerrada debido al alud que sepultó mortalmente a dos operarios de Carreteras, de los cuales uno sigue desaparecido. Además, el confinamiento autonómico impide desplazarse fuera a esquiar.

Compartir el artículo

stats