Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Turón amenaza con dejar a la térmica de La Pereda sin suministro por los daños causados a la carretera

Los vecinos dispuestos a impedir el paso de camiones desde la escombrera de Figaredo si el Principado no arregla el firme de la calzada

Un camión accediendo a la carretera de Turón.

Un camión accediendo a la carretera de Turón.

Los vecinos de Turón están decididos a cortar los accesos a la escombrera de Minas de Figaredo si el Principado no aborda con urgencia el arreglo de la carretera general del valle a su paso por la citada explotación. El constante paso de camiones ha dañado el firme de la calzada, por la que pasan cada día miles de vehículos. “Si no se atienden nuestras reivindicaciones estamos dispuestos a parar la central térmica de La Pereda”.

Hunosa alimenta desde hace aproximadamente cinco años la térmica de La Pereda con los estériles de la escombrera de Figaredo. La instalación, que tiene una potencia de 50 MW, está equipada con una caldera de lecho fluido circulante atmosférico que permite quemar materiales de bajo poder calorífico. Hunosa utiliza para su central una mezcla de carbón y de estériles que obtiene de las escombreras de las antiguas explotaciones mineras que posee en las Cuencas. El material, actualmente, se traslada desde Figaredo hasta La Pereda en camiones, que se incorporan a la carretera general a través de un pequeño puente situado a la altura de La Lavandera.

“El paso de estos transportes pesados ha generado varios socavones, alguno de casi una cuarta de profundidad”, explican los portavoces del movimiento asociativo turonés. Tras meses trasladando sus quejas tanto a Hunosa como al Principado, ya que la vía es de titularidad autonómica, los vecinos se han cansado de esperar. “Si en breve no nos dan una solución, cortaremos el acceso a la escombrera e impediremos que los camiones puedan cumplir con el suministro a la térmica”.

Detalle de uno de los socavones.

Los vecinos están muy molestos. “Hunosa estuvo durante décadas explotando el valle y ahora, que no queda nada, sigue dañando nuestras infraestructuras, dificultando notablemente, en este caso, los desplazamientos en coche”. Las asociaciones advierten que el estado de la calzada hace que “un vehículo pueda sufrir una avería con facilidad o, lo que s peor, que se produzca un accidente”.

Biomasa por carbón

Los vecinos quieren que el Principado y Hunosa garanticen el arreglo de la carretera antes de que cese la extracción de materiales de Figaredo. Y es que la empresa pública ya ha aprobado su Plan de Transformación de la Central Térmica de La Pereda, que conllevará el abandono carbón como principal combustible, sustituyéndolo por la biomasa forestal. Se trata del proyecto que, según Hunosa, garantiza la supervivencia de la principal fuente de ingresos de la firma y “un gran paso en el papel que la compañía pretende asumir en la transición justa a una economía descarbonizada”. Este proyecto está alineado con las políticas energéticas que se están desarrollando a nivel español y europeo y pretende dar respuesta a un triple objetivo: asegurar la rentabilidad de la central y de Hunosa, contribuir a una economía limpia y sostenible y favorecer la vertebración de la región y comarcas afectadas.

En esta situación, los vecinos de Turón están dispuestos a volver a organizar movilizaciones en la calle. Y es que el año pasado, por ejemplo, varios cientos de residentes se concentraron frente a la Junta del Principado para protestar por la “desatención” del valle. Y es que los vecinos aseguran que ya estaban “hartos de la situación de abandono”.

Compartir el artículo

stats