Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los vecinos reclaman “policías de barrio” en Mieres ante el aumento de las estafas

“Los agentes de proximidad son imprescindibles para proteger a los mayores que viven solos”, afirma el presidente de la agrupación vecinal

Un coche de la Policía Nacional patrulla por el centro de Mieres.

Un coche de la Policía Nacional patrulla por el centro de Mieres.

Medidas extraordinarias para tiempos inéditos. La Agrupación Vecinal de Mieres reclama la recuperación de la figura de la policía de proximidad, ante el incremento de timos y estafas entre los mayores del municipio. “Son más frecuentes desde el estallido de la crisis sanitaria y la realidad demográfica del concejo no ayuda”, apuntan. Un porcentaje muy alto de vecinos, cerca del 10 por ciento, tiene más de ochenta años. Y, recuerdan desde la Agrupación Vecinal, “la mayoría viven solos”.

Falsos revisores del suministro del gas, presuntos profesionales de compañías eléctricas, ventas “abusivas” a domicilio… Y la última estafa, que ha puesto en vilo a vecinos y cuerpos de seguridad: un hombre se hace pasar por agente de la Policía Nacional y pide a los mayores del municipio su número de cuenta. Ocurrió hace unos días en el centro de la villa, cuando este presunto estafador picó al timbre de una anciana y le reclamó su número de cuenta porque “había sido hackeada”. Afortunadamente, la mujer llamó a su hijo y el hombre se fue de la casa sin nada.

“En este caso terminó bien, pero casi nunca es así”, aseguró Arsenio Díaz Marentes, presidente de la Agrupación Vecinal de Mieres. El representante vecinal llamó la atención sobre la “soledad” de muchas de las personas mayores que viven en el municipio. “Hay muchas personas que, mientras se valen por sí mismas, no van a residencias y siguen viviendo solas en casa”. “En ocasiones los hijos no están cerca y los ven poco, situación más frecuente desde la crisis sanitaria del coronavirus. Y ahora nos hemos encontrado con una problemática que no deja de crecer”, añadió Díaz Marentes.

Timos y estafas son cada vez más frecuentes. “En los últimos meses se han incrementado”, reconoció el representante vecinal. “En la última reunión con la delegada del Gobierno le pedimos recuperar la figura de la policía de proximidad”, explicó. Se trata de agentes que patrullan los barrios en motos, en ocasiones forman parte de la vida vecinal de los pueblos: “Esto dio buenos resultados en algunas localidades, como en Ujo”, afirmó Díaz. La iniciativa tuvo una acogida tibia. Según el presidente de la agrupación vecinal, “desde la Delegación de Gobierno se nos dijo que no había recursos humanos suficientes. Aunque, con la situación que estamos viviendo, esta figura nos parece imprescindible”, concluyó.

Compartir el artículo

stats