Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los intentos de suicidio se reducen con el plan de detección precoz, iniciado en 2018

Los profesionales de Salud Mental de los valles mineros han tratado en estos dos años a 185 pacientes, de los que 43 están en seguimiento

El área de urgencias del Hospital Valle de Nalón

El área de urgencias del Hospital Valle de Nalón Fernando Rodríguez

El plan de prevención y detección precoz de suicidio en las Cuencas da resultado. El proyecto, que se puso en marcha en el área del Nalón (nombrada área sanitaria VIII) en 2018, ha disminuido “significativamente” las tentativas. Así lo afirmó el director de salud mental en el Valle del Nalón, el doctor Celso Iglesias, tras hacer balance de los dos primeros años de trabajo. Desde su puesta en marcha, han recibido atención para la prevención 185 personas. Actualmente, 43 pacientes permanecen en seguimiento.

No fue casualidad que el programa, ahora ya en marcha en todas las áreas sanitarias de Asturias, comenzara en las Cuencas. Los valles mineros tienen una tasa ligeramente superior al resto de la región. Y Asturias está muy por encima de España y próxima a los países nórdicos: 13 suicidios por cada 100.000 habitantes en la región, frente al 8,7 por cada 100.000 habitantes en España. Entre las causas de esta alta tasa en Asturias, explicaron los expertos, están la meteorología, la falta de oportunidades laborales y el envejecimiento de la población. En el caso de las Cuencas, también el final de la minería.

“En las Cuencas se registran 14 o 15 suicidios al año”, explicó Celso Iglesias. Es difícil “valorar una variación de esta tasa, al hablar de números bajos”. Además, destacó Iglesias, “hay factores externos que no podemos prever y que pueden afectar significativamente a la salud mental de los vecinos”. Uno de ellos fue el estallido de la crisis sanitaria del coronavirus: “Cuando presentamos este plan, no podíamos ni imaginar que sucedería esto”, afirmó. Y prevén un empeoramiento en los balances “a causa de la crisis económica que vendrá después de esta pandemia”. “Es muy difícil calcular las fluctuaciones”, reiteró el director del área de salud mental en el Valle del Nalón.

Lo que sí pueden estudiar son las tentativas. Y hay buenas noticias: “Se han reducido significativamente”, afirmó Celso Iglesias. El principal objetivo de este programa de prevención, por tanto, se ha alcanzado. El plan está coordinado por la Consejería de Salud del Principado de Asturias. En el protocolo intervienen las áreas de urgencias, atención primaria y salud mental.

Tienen especial peso las áreas de atención primaria y urgencias, ya que son los primeros profesionales que reciben a los pacientes”, explicó Iglesias. A través de una serie de tests y otras pruebas, tienen que detectar a las personas en riesgo. Éstas son derivadas a salud mental, al igual que todos los pacientes que han sufrido una tentativa de suicidio.

La puesta en marcha del plan de prevención y detección requirió de un intenso trabajo en equipo. Solo en la elaboración de los tests, participaron enfermeras, psiquiatras. También profesionales de medicina familiar y comunitaria, trabajo social y psicología clínica. Los cuestionarios fueron analizados por veintinueve revisores externos.

Compartir el artículo

stats