El PP de Mieres se ha dirigido por escrito a los dos candidatos a rector de la Universidad de Oviedo, Santiago García Granda e Ignacio Villaverde, para que expliquen sus planes para el campus de Mieres. Inicialmente, el PP intento que fuera el alcalde, Aníbal Vázquez (IU), quien solicitará una reunión.

“En el último pleno, a la petición del Partido Popular de realizar una reunión con los candidatos, la respuesta del equipo de gobierno de IU fue un no rotundo, basado en que, según palabras textuales del vicealcalde, ya se habían reunido hace un año con los candidatos y consideraban que sus propuestas de entonces eran igual de validas en la actualidad. Por ello, no consideran necesario hacer otra reunión”, señaló ayer el portavoz del grupo municipal popular, Fernando Hernández.

El PP apunta que “ante el desinterés demostrado por el equipo de gobierno”, por su parte se han visto obligados a “emprender acciones para poder informarnos de un tema que consideramos de vital importancia para el futuro del concejo”. Fernando Hernández recalca que un año, “sobre todo este último”, han pasado muchas cosas y “han cambiado las circunstancias de la Universidad lo suficiente como para poder dar por validos los supuestos compromisos que se plasmaran en aquel momento”.

El portavoz el PP alega que “el historial de incumplimientos de los sucesivos rectores con el campus de Mieres nos hace estar preocupados y muy atentos, en un papel que debería de asumir el Alcalde, pero no lo hace”.

Fernando Hernández percibe, según señala, que el Alcalde “ya da por perdida la lucha por el grado de Deportes y nuevas titulaciones, por eso no quiere enfrentase a una reunión con los candidatos para recibir una negativa”. Y añade: “Esto nos hace pensar que nuestro regidor y su equipo de gobierno no supieron liderar la lucha por la defensa del campus de Mieres. Los temas universitarios siempre les vinieron grandes y, al final, será el futuro de Mieres el que pierda una posibilidad de desarrollo. Suponemos que el recuerdo de lo que podría haber sido será simplemente unos carteles roídos por el sol, colgados en los balcones del Ayuntamiento”.