DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lena pide al Principado una obra urgente en Piedracea para evitar la caída de una gran roca

Los técnicos regionales evalúan la situación: “No queremos que pase lo mismo que en La Cortina”, afirma la alcaldesa del concejo

Arriba, vecinos de Piedracea con miembros de Podemos, en el pueblo. A la izquierda, la roca situada sobre el pueblo que amenaza con caer. | A. V.

Arriba, vecinos de Piedracea con miembros de Podemos, en el pueblo. A la izquierda, la roca situada sobre el pueblo que amenaza con caer. | A. V.

Lena pide al Principado una obra urgente en Piedracea para evitar la caída de una gran roca

Andrés VELASCO

“Es el Principado el que debe de actuar ahí, y deben tomar cartas en el asunto”. La alcaldesa de Lena, Gema Álvarez, instaba así al Gobierno regional a atajar el problema surgido en la localidad lenense de Piedracea, donde una roca amenaza con venirse abajo sobre el pueblo, tal y como denuncian los vecinos, que temen un suceso similar al ocurrido hace dos años y medio en otro pueblo del concejo, La Cortina, donde un desprendimiento se llevó por delante varias casas. “No queremos que nos pase lo mismo”, indicaban los vecinos en una reciente visita de responsables de Podemos Asturies, que tenían previsto elevar el asunto a la Junta General.

Cuestionada por la situación de Piedracea, la regidora explicó que “nosotros hemos recibido las quejas de los vecinos y de su preocupación por la roca”. El Ayuntamiento actuó, dentro de sus posibilidades, con diligencia. “Acto seguido nos pusimos en contacto con el Principado para trasladarles la situación, y para pedirles que fueran a comprobar lo que estaba sucediendo”, señaló Álvarez, que agregó que “el pasado día 12 ya vinieron técnicos del Gobierno regional a ver la zona”. La gestión municipal, por competencias, acaba aquí sobre el terreno, aunque en los despachos seguirán presionando para encontrar una solución. “Todo depende ahora del Principado, son ellos los que tienen que dar una respuesta, analizar el asunto y proceder con soluciones”, apuntó la política de Izquierda Unida.

Varios vecinos del pueblo se muestran preocupados por la situación. Señalan que llevan más de dos décadas pendientes de los movimientos de la roca, y temen que si no hay una actuación de asentamiento de la ladera, la gran roca se pueda venir abajo sobre sus casas.

“Cada año hay un deterioro mayor en la zona, e incluso geólogos que han venido consideran que la zona es muy peligrosa”, señalaba un vecino días atrás. De hecho, calculan que la peña puede pesar unas 25 o 30 toneladas, y que si se desprende “arrasaría el pueblo”. Recuerdan además que durante estos últimos años ha habido pequeños desprendimientos de rocas, que han acabado frenando contra alguna de las primeras casas que se encontraban en su descenso. “Es complicado vivir así”, apuntan, al tiempo que exigen al Principado que actúe con rapidez.

El temor es mayor en época invernal, cuando se produce una especie de “fracking” natural, tal y como explicaba el portavoz de Podemos Lena, Carlos Blanco: “Con las bajas temperaturas, las lluvias y la nieve se produce un fenómeno que se llama gelifracción, que consiste en que el agua entra por las grietas de la roca, y al helarse, se comprime, explota y puede provocar un desprendimiento”.

Los vecinos de Piedracea no quieren ni pensar en que en su localidad suceda lo mismo que en junio de 2018 ocurrió en el pueblo de La Cortina, un núcleo lenense que supone una puerta de entrada al parque natural de Las Ubiñas-La Mesa. Allí, lo que parecía una mañana tranquila, se iba a convertir en un escenario propio de un decorado de una película bélica. Sonó un estruendo gigante, y cinco grandes rocas se desprendieron arrasando todo lo que encontraron a su paso. Por suerte no hubo que lamentar víctimas personales. Mucha gente había bajado a comprar a Pola de Lena o Mieres y no se encontraban en sus casas.

Otros, como Isabel Lozano, pudieron escapar. Esta mujer rememoraba días después del argayo lo vivido. Estaba en su huerta, y después de oír como una gran explosión alzó la cabeza hacia la montaña, y contempló como las rocas arrasaban dos casas. Y corrió. Le dio tiempo a escapar. En Piedracea esperan no tener que llegar a ese extremo.

Compartir el artículo

stats