Un guardia civil ha fallecido esta tarde cuando estaba de servicio en la Autovía Minera realizando un control de tráfico. El agente Antonio Ambrosio (conocido por Tono), de 47 años, fue arrollado por una furgoneta de reparto que, en una maniobra incontrolada, se llevó también por delante al menos a otros dos agentes, que están heridos leves, y a un vehículo particular cuyo conductor también ha resultado con lesiones.

El suceso se produjo a la altura del kilómetro 3,400 de la Autovía Minera, en el término municipal de Mieres, donde agentes de la Unidad de Seguridad Ciudadana (USECIC), de la Comandancia de Oviedo, estaban realizando un control de movilidad para limitar los accesos a la zona dentro de las medidas extraordinarias para frenar el covid. El incidente se produjo cuando ya iba a darse por levantando el control. "Nos pararon a nosotros y vino una furgoneta por la derecha y se llevó por delante a dos o tres, y también a un coche. Ha sido muy gordo", declaraba una testigo presa de los nervios. También ha trascendido que el conductor ha negado querer darse a la fuga: "No lo vi", ha dicho. Lo mismo confirman desde la Benemérita: que no habría sido la consecuencia de una huida sino que el conductor de la furgoneta no vio, o vio tarde el control y no supo reaccionar con pericia. También se tendrá que investigar la velocidad a la que circulaba por si pudiera haber sido determinante.

Así quedó el coche de la Guardia Civil arrollado por una furgoneta en la Minera Ángel González

La furgoneta se llevó por delante un Opel Astra que estaba a la altura del control y al vehículo patrulla, y del impacto el guardia fallecido quedó atrapado en la zona del accidente, debajo de uno de los vehículos implicados en la colisión.