Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La crisis frena la ocupación de los nuevos laboratorios del Centro de Nanotecnología de El Entrego

Seis de los diez “open labs” de las instalaciones siguen vacíos al decaer el interés de las empresas por la incertidumbre derivada de la pandemia

Un investigador de uno de los “open labs” del Centro de Nanotecnología de El Entrego.

La pandemia ha frenado la ocupación de los diez nuevos laboratorios del Centro de Investigación en Nanomateriales y Nanotecnología (CINN) –los denominados “open labs”– orientados a estimular la colaboración en materia de innovación entre el organismo público y las empresas. Las nuevas dependencias se pusieron en marcha en 2019 en un espacio hasta entonces sin uso sin uso en el que se habilitaron diez áreas delimitadas para nuevos laboratorios. Tres de ellas ya estaban ocupadas antes de la crisis sanitaria y estaban muy avanzadas las negociaciones para utilizar otras dos. Solo una de estas últimas propuestas llegó a cristalizar y de momento no hay perspectivas para dar uso a los laboratorios restantes, como consecuencia del parón derivado de la pandemia.

Así lo explicaron ayer los responsables del CINN. “Todo lo que es la parte vinculada a extender la parte de los ‘open labs’ y desarrollar nuevos convenios de colaboración con empresas, ahora mismo lo tenemos un poco relegado. Hay que esperar a ver qué acontece los próximos meses y después volveremos a poner en marcha todos esos contactos”, esgrimieron, para añadir a continuación: “Ahora mismo, la incertidumbre es total porque las empresas está un poco esperando ver qué pasa. Llevan ya un año trabajando en circunstancias complicadas. La I+D, salvo para aquellas compañías que lo llevan ya en su ADN, está más parada porque esas otras empresas están mirando más hacia lo que es la producción y la gestión del día a día de sus líneas de negocio. Más que en estudiar proyectos a futuro de investigación o de desarrollo de producto”.

Desde el CINN puntualizaron, no obstante, que no están cerrados a la posibilidad de ocupar alguno más de los laboratorios si aparece alguna empresa con un proyecto para hacerlo. “Evidentemente, si surge alguna muestra de interés, estamos abiertos a mirar esos posibles proyectos de colaboración”, remarcaron.

Objetivo

La finalidad de los “open labs” es potenciar la colaboración entre investigadores del CINN y de empresas privadas. La ampliación de las instalaciones, ejecutada en 2019, hizo posible acondicionar 480 metros cuadrados más en la tercera planta del edificio TIC para estos laboratorios. La instalaciones permiten poner en común, durante un período determinado de tiempo, medios humanos y materiales dependientes de organismo público de investigación (en este caso el CINN), con el objetivo de potenciar la investigación y la innovación hacia la obtención de productos avanzados. Son grupos mixtos de investigación organizados alrededor del marco de un convenio firmado entre ambas partes, cuyo activo principal es el “know-how” multidisciplinar de sus integrantes.

Los científicos del CINN pueden participar en varios “open labs” simultáneamente.

Compartir el artículo

stats