Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El nuevo cuartel de Mieres tendrá dos edificios y estará acabado en año y medio

La directora de la Guardia Civil homenajeó al agente muerto en la Autovía Minera, un ejemplo “de los profesionales que se dejan la piel cada día”

Recreación virtual del proyecto del futuro cuartel de Mieres, con el edificio principal en primer término y el de viviendas, detrás.

Recreación virtual del proyecto del futuro cuartel de Mieres, con el edificio principal en primer término y el de viviendas, detrás.

La directora general de la Guardia Civil, María Gámez Gámez, asistió ayer en Mieres a la firma del acta de replanteo de la obra del nuevo cuartel de la Guardia Civil, una actuación por la que la ciudad lleva más de una década esperando. Las tareas, de inicio inminente, contarán con un presupuesto de 3,5 millones de euros y se prolongarán durante año y medio. El proyecto recoge un edificio de servicios y un segundo inmueble independiente con diez viviendas. Tras visitar el solar en el que se levantará el nuevo equipamiento, Gámez se desplazó a Oviedo, donde hizo entrega a la Brigada de Salvamento Minero de Hunosa de la Cruz de la Orden del Mérito de la Guardia Civil por su colaboración en 2019 en el rescate del cuerpo del pequeño Julen en Totalán (Málaga).

Gámez también tuvo ayer un recuerdo para Ángel Antonio Ambrosio, el guardia mierense fallecido recientemente tras ser arrollado por una furgoneta mientras realizaba un control en la Autovía Minera. Aprovechó su presencia en Asturias para entregar a la USECIC de Oviedo, a la que pertenecía Ambrosio, una placa de homenaje. “Infraestructuras como la que ahora ponemos en marcha son importantes, pero más importante es la labor de una gran cantidad de profesionales que se dejan la piel cada día”. Sin dejar de recordar al guardia ausente, recalcó el “importante” servicio que presta la Guardia Civil “aun a costa de pérdidas de vidas”. Felicitó a los guardias civiles de Asturias por su implicación durante la pandemia, especialmente en lo referente a garantizar el cumplimiento de las medidas de movilidad, pero sobre todo por la ayuda que han prestado a la ciudadanía con “entregas de alimentos, material escolar, sanitario, ayuda a las personas mayores que viven en zonas aisladas, visitas a centros médicos y a residencias de ancianos, entre otras”.

Sobre el proyecto del nuevo cuartel, la responsable del cuerpo destacó que el objetivo es desarrollar una infraestructura “digna” que represente el “compromiso de permanencia y cercanía” con el municipio de Mieres y la comarca del Caudal. La directora general de la Guardia Civil resaltó algunas novedades que se han introducido en el proyecto. En concreto, adelantó que la actuación no se vertebrará en torno a un único edificio, sino a dos edificaciones independientes, unidas únicamente por el aparcamiento subterráneo.

Gámez con compañeros de Ángel Antonio Ambrosio, tras entregarles un placa en homenaje al guardia fallecido, En el círculo, con Aníbal Vázquez.

La arquitecta de la Guardia Civil, María del Mar Colomer, fue la encargada de dar los detalles sobre el proyecto: “Hay que tener en cuenta que la compañía de Mieres es muy completa, con servicio de montaña, cinológico (perros), policía judicial, intervención de armas y tráfico, sumando en conjunto un contingente de 81 profesionales”. Sobre la edificación, apuntó que han sido asumidas diversas modificaciones para dar respuesta a nuevas necesidades como “reubicación y reducción de la parcela y adaptación a las normativas vigentes”.

Hecha esta puntualización indicó que el nuevo complejo “contará con un vial interior que unirá las calles Gijón y Avilés y que será de uso exclusivo del acuartelamiento”. El acceso a los inmuebles se realizará a través de esta calle. En lo que será el edificio oficial, en la planta baja se habilitarán las dependencias de atención al público, mientras que en el primer piso se ubicarán las oficinas y salas de trabajo de los diferentes servicios.

El alcalde de Mieres, Aníbal Vázquez, quiso destacar la “elogiable” labor que realizan las fuerzas de seguridad en Mieres. “Somos un municipio muy seguro, con una baja cifra de delincuencia. Disfrutamos de un gran concejo en el que vivir con tranquilidad y, en parte, se debe a la labor de coordinación con que trabajan los diferentes cuerpos”.

Servicio de calidad

María Gámez subrayó que “somos conscientes de que dotar al cuerpo de unas infraestructuras adaptadas a sus necesidades es vital para garantizar un servicio de calidad, porque no olvidemos que la presencia de la Guardia Civil cohesiona y vertebra el Estado y las infraestructuras son un elemento fundamental para la eficacia de ese despliegue”. Este proyecto, remarcó la directora general, “contribuirá de manera directa a la gran aportación que la Guardia Civil realiza en la cuenca minera de Asturias”. En definitiva, añadió, “se redunda en un servicio público de mayor calidad, hay un efecto sobre el desarrollo económico de la zona y existe un impacto directo sobre la calidad de vida de la ciudadanía”.

El nuevo cuartel de Mieres tendrá dos edificios y estará acabado en año y medio

El cuartel de la Guardia Civil de Mieres ha necesitado una década de gestación. Nadie hubiera esperado una tramitación tan lenta tras el fulgurante desalojo del viejo equipamiento con el que arrancó el proceso en enero de 2011. Si se cumplen los plazos, el nuevo estará operativo a finales del verano de 2022.

Gámez entregó la Orden del Mérito del cuerpo a la Brigada Minera

María Gámez aprovechó su visita a Asturias para distinguir a la Brigada de Salvamento Minero. Toda España vivió con congoja a principios de enero de 2019 el complejo y dramático rescate del cuerpo de Julen Roselló, el niño de dos años de edad que se precipitó por un pozo de prospección de la localidad andaluza de Totalán. En ese momento, Gámez era subdelegada del Gobierno en Málaga. Ayer reconoció en Mieres tener una vinculación emocional con la Brigada de Salvamento Minero, que jugó un importante papel en aquel angustioso operativo. “Trabajos mano a mano”, recordó la responsable del instituto armado.

Gámez hizo ayer en Oviedo entrega de varias condecoraciones de la Orden del Mérito de la Guardia Civil que les fueron concedidas a los miembros de la Brigada de Salvamento Minero de Hunosa que colaboraron activamente en el citado rescate del pequeño Julen. Así, el exjefe de la Brigada de Salvamento, Sergio Tuñón, recibió la Cruz de Plata, mientras que los brigadistas Lázaro Alves Gutiérrez, Rubén García Ares, José Antonio Huerta Lamuño, Antonio Ortega Escalada, Maudilio Suárez Pérez y Adrián Villarroel Fernández, todos ellos componentes de la brigada, han sido distinguidos con la Cruz con distintivo blanco. La Guardia Civil no ha reconocido solo el trabajo de los brigadistas en el rescate de Julen, sino que también se ha incluido a los ingenieros de la Junta de Andalucía Ángel García Vidal y Antonio Jesús Nieto Liñán, así como al responsable del 112 de Málaga Rafael Francisco Gálvez.

La Brigada  también ha recibido otras distinciones a raíz de su labor en Totalán, como el Premio Extraordinario Defensa 2019 entregado entonces por la ministra de Defensa, Margarita Robles, donde el jurado reconoció “su meritoria labor de salvamento en las circunstancias más arriesgadas” a lo largo de sus cien años de existencia.

También obtuvo ese año la Medalla de Oro de Asturias y fue uno de los siete galardonados por la Asociación Iberoamericana de la Comunicación (Asicom), además de obtener la distinción solidaria “Falo Cadenas” de “Langreanos en el Mundo”.

Previamente a la entrega de las distinciones a los brigadistas, Gámez realzó en Mieres los fuertes lazos que, afirmó, unen a mineros y a guardia civiles. Cito, para sorpresa de muchos de los presentes, el rescate, en 1979, del ya fallecido Manuel Salvadores Álvarez, “Lito”, tras encaramarse éste a la chimenea de Fábrica de Mieres en protesta por su cierre. En pleno invierno y a unos 70 metros del suelo, el frío atenazó a Salvadores, obligando a la Guardia Civil ha descolgarlo con síntomas de congelación. De esta forma, Gámez rememoró una de las imágenes más icónicas de la lucha obrera de Mieres.

Parres y Pravia

Volviendo al presente, la directora general de la Guardia Civil destacó que, tras el inminente inicio de las obras del cuartel de Mieres, la previsión del cuerpo es abordar también este año la reforma del cuartel de Parres. A medio plazo, se acometerá igualmente la construcción del cuartel de Pravia, aunque esta actuación aún no está tan adelantada: “Esta incluida en nuestro plan cuatrianual de inversiones”.

La Guardia Civil cuenta en Asturias actualmente con 2.000 componentes de los cuales el 7,14 por ciento son mujeres. Durante el pasado año, destacaron ayer los responsables del cuerpo, el instituto armado hizo frente a 7.141 infracciones penales, los que supone un ligero descenso del 0,76 por ciento con respecto al balance de 2019. Los delitos de robos con fuerza en establecimientos y viviendas han descendido un 20 por ciento y los robos en las explotaciones agrícolas y ganaderas lo hicieron un 16 por ciento. 

Compartir el artículo

stats