Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Investigan a dos personas por mensajes ofensivos contra el agente muerto en Mieres

La Unión de Guardias Civiles denunció ayer los comentarios aparecidos en redes sociales sobre Antonio Ambrosio: “Ni lo entendemos ni lo toleramos”

Agentes de la Guardia Civil junto a la furgoneta que atropelló a Ángel Antonio Ambrosio, en el recuadro. | Ángel González

Agentes de la Guardia Civil junto a la furgoneta que atropelló a Ángel Antonio Ambrosio, en el recuadro. | Ángel González

Las redes sociales se han convertido en una herramienta de comunicación vital para nuestra sociedad. Pero también en un espacio en el que verter cualquier tipo de comentario sin importar las consecuencias, auspiciándose en un teórico anonimato. El fallecimiento del guardia civil mierense Ángel Antonio Ambrosio “Tono” –arrollado en un control en la Autovía Minera– provocó que algunas personas realizaran en las redes afirmaciones que podrían ser un delito. Asociaciones vinculadas a la Benemérita han presentado denuncias por los hechos y la división que investiga este tipo de delitos ya se ha puesto a trabajar. Según ha podido saber este diario, al menos ya se ha identificado a dos personas, que estarían detrás de los perfiles que realizaron comentarios ofensivos contra el agente fallecido.

Ambrosio murió el pasado 1 de febrero, cuando fue arrollado por un vehículo mientras realizaba, junto a otros compañeros, un control de movilidad en la Autovía Minera. El agente mierense era un hombre muy querido y apreciado, no solamente en el cuerpo y entre sus amigos, sino también por su labor como voluntario en el albergue de animales de Mieres.

Tras producirse esos comentarios ofensivos en las redes, se abrió una investigación sobre la que, a falta de trascender más datos, se ha identificado a dos personas como autores de algunos de los mensajes que podrían incurrir en delito. Las pesquisas siguen abiertas, a la espera de ser enviadas a la autoridad judicial competente.

En el día de ayer, la Unión de Guardia Civiles en Asturias presentaba una denuncia. Lo hicieron en la Fiscalía de Langreo, donde tiene su sede la asociación. “Es algo que no podemos tolerar ni entender”, señaló José Luis Alonso. “Cuando falleció nuestro compañero, fueron varios los ciudadanos que nos hicieron llegar los comentarios que se estaban vertiendo en las redes sociales, y decidimos presentar la denuncia. “Cada uno puede tener la opinión que quiera de la Guardia Civil, de la Policía Nacional o de cualquier otro trabajo, pero no se pueden sobrepasar ciertos límites porque se puede incurrir en un delito”, apuntaba el portavoz del colectivo.

Entre los mensajes recabados, la asociación puso algunos ejemplos: “Lo siento D.E.P. Lo que sí tenía que ser también obligatorio, someter a la Guardia Civil de Carreteras al control de alcoholemia.” “Si lo digo es porque los vi, en cierta gasolinera como tomando café, pero no hechaba humo, cuando se fueron, me acerqué a la mesa, los pocillos blancos los llevé a la nariz y el holor era a orujo (sic)”. Una publicación, explica la Unión de Guardias Civiles, “con impacto de publicidad de 2.198 seguidores”.

Alonso también llevaba en el escrito presentado ante Fiscalía otros comentarios publicados por usuarios de las redes sociales, algunos en respuesta a otros mensajes previos: “El derecho a la libre circulación es fundamental y está consagrado en la Constitución, gili. Este guardia estaba impidiendo el ejercicio de dicho derecho haciendo cumplir órdenes ilegales”. “Dar un paseo es delito gracias a estos mercenarios, tontolaba”

Desde la Unión de Guardias Civiles mostraron su confianza en que la denuncia ayude a dar con los responsables. “Esperamos que esta denuncia sirva para que identifiquen a los autores, se investiguen los hechos y se proceda a su persecución penal”, afirmó el colectivo.

Compartir el artículo

stats