Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los polígonos de Mieres deberán esperar otro año para tener fibra óptica

El desarrollo de la red de cable, orientada a salvar las graves carencias tecnológicas de los parques empresariales, se pospone hasta 2022

El polígono de Baíña.

El polígono de Baíña.

Los polígonos de Mieres deberán esperar hasta 2022 para disfrutar de una red de fibra óptica que les permita ser competitivos. La actuación que se acometerá con fondos mineros para mejorar la conexión a internet en Fábrica, Baíña y Vega de Arriba no será adjudicada hasta final de año en el mejor de los casos. La tramitación de las ayudas que serán destinadas a estas labores no se podrá abordar casi con total seguridad hasta después del verano. Esta actuación dotará de canalización a los parques, para que posteriormente las empresas operadoras procedan a la instalación del cable.

El gobierno local solo ve posible agilizar los plazos en el caso del polígono de Baíña. Este polígono podría beneficiarse de la actuación que se acometerá en breve en la localidad que se encuentra junto al parque empresarial al que da nombre. Al menos, así lo espera el Ayuntamiento. El Principado adjudicará pronto el proyecto que permitirá mejorar, y en algunos casos directamente implantar, el acceso a internet en decenas de pueblos de Mieres. Entre otras zonas, de Turón, el valle de San Juan, el Padrún, Cenera, San Tirso y Rozadas de la Peña. La llegada del ADSL a la zona rural del concejo se enmarca dentro del Plan de Extensión de la Banda Ancha (PEBA). Baíña es uno de los núcleos incluidos en la actuación. De esta forma, la canalización podría beneficiar a las empresas del polígono local sin esperar a que se desarrolle el circuito interno.

Cerca de un centenar de pueblos del concejo de Mieres tendrán a lo largo de este año 2021 acceso a la banda ancha de alta velocidad. El Principado adjudicó en noviembre las obras que permitirán la llegada del ADSL a la zona rural de Mieres dentro del citado plan PEBA. El Ayuntamiento enmarca este proyecto en una planificación que busca, a nivel local, potenciar el atractivo del medio rural como espacio idóneo para aquellas familias que se inclinen por el teletrabajo.

Se estima que unos 9.000 vecinos de la zona rural de Mieres tendrán a lo largo del verano acceso a la banda ancha de alta velocidad. El Ayuntamiento ve una oportunidad para combatir la pérdida de población en estos espacios, que verán incrementado su atractivo residencial. Sin embargo, los polígonos industriales aún deberán esperar hasta 2022.

La mala cobertura de internet que arrastran los polígonos de Mieres es una carencia que se viene denunciando desde hace años. Por ejemplo, el polígono de Baíña sufre con frecuencia caídas de la red que se hacen especialmente perceptibles durante las tardes. Lo mismo sucede periódicamente en Vega de Arriba. “Tenemos que hacer muchos trámites desde casa, ya que internet funciona fatal y con una lentitud desesperante”, explican los afectados. La Cámara de Comercio de Oviedo canalizó hace dos años el malestar de los empresarios, asumiendo el Principado la necesidad de corregir la carencia.

Compartir el artículo

stats