Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Ayuntamiento insiste en que Iberdrola descontamine el suelo sin uso de Nitrastur

“No tenemos noticias”, afirma el gobierno local sobre la sentencia que exime a los dueños de acondicionar los bienes protegidos

Terrenos de Nitrastur, propiedad de Iberdrola, con la térmica al fondo.

Terrenos de Nitrastur, propiedad de Iberdrola, con la térmica al fondo.

Vuelta de tuerca para la descontaminación de los terrenos de Nitrastur, en Langreo. El Ayuntamiento asegura que no ha recibido “ninguna noticia” sobre su posible responsabilidad en la limpieza de los suelos. A pesar de que una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA) acaba de señalar a los “poderes públicos” como responsables del cuidado y la mejora de bienes protegidos. Nitrastur está catalogado por su valor urbanístico en el inventario del Ayuntamiento. Los responsables municipales mantienen su petición a Iberdrola –una de las empresas propietarias de las parcelas– de que descontamine como una de las acciones incluidas en la batería de compensaciones por el cierre de la térmica de Lada.

No es una reclamación nueva, aunque el cierre de la térmica la saque otra vez a colación. Hace más de diez años que responsables municipales y Principado de Asturias –entonces con la presidencia del ya fallecido Vicente Álvarez Areces (PSOE)– reclaman a Iberdrola que limpie el suelo. La respuesta de la eléctrica es que la responsabilidad debería recaer en las empresas que contaminaron el suelo: las primeras que tuvieron actividad en los terrenos langreanos, y que dejaron los residuos de mercurio, arsénico y plomo.

El Ayuntamiento les da un “no” rotundo a esta argumentación. La alcaldesa, Carmen Arbesú, fue muy clara en las últimas declaraciones públicas sobre estos terrenos: “Tienen que quedar descontaminados y parcelados, ya sea para Iberdrola o para cualquier otra empresa que se pueda instalar ahí. Y deben contar en ese proceso con los trabajadores de las subcontratas. No pueden dejarlos tirados”, explicó, en referencia al cierre de la térmica de Lada. Y añadió: “Seguirá habiendo contactos por parte del Ayuntamiento y del Principado para pedir a Iberdrola que presente un plan alternativo para que siga habiendo actividad industrial en esos terrenos”.

Pero hay otro elemento en discordia: el valor patrimonial de los inmuebles que aún se conservan en el complejo industrial. La Sociedad Ibérica de Nitrógeno (SIN) mandó construirlos para aumentar su producción durante la Autarquía. Los inmuebles del complejo, tanto los que se conservan como los que no, están construidos en hormigón armado y son, según los arqueólogos patrimoniales, “una excelente muestra del Movimiento Moderno en Asturias”. Una arquitectura –con grandes espacios diáfanos y marquesinas voladizas– que le valió su lugar en el catalogación en el Docomomo Ibérico. Fue el primer edificio de España en el que se utilizó un ordenador para calcular su resistencia.

Por todo esto, está dentro de la “Lista Roja” del Patrimonio: un inventario elaborado por expertos para alertar del declive de bienes que necesitan atención urgente. Y, aun sin la protección de Bien de Interés Cultural (BIC), también podría ajustarse a la jurisprudencia del TSJA en su última sentencia. Se refería, el fallo, al arreglo de la torre de Soto (Aller).

Compartir el artículo

stats