Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las consecuencias de la pandemia: Denuncian desatención en la muerte de una mierense, “sin covid no te hacen caso”

La hija de Ángeles Arias, fallecida con 84 años, presenta una queja ante Salud y afirma que “en Urgencias dijeron que actuando antes el desenlace sería otro”

La hija de la fallecida, con la queja presentada por la atención recibida.

La hija de la fallecida, con la queja presentada por la atención recibida.

“Si no tienes el covid, ahora mismo no te hacen caso, y eso le costó la vida a mi madre”. La que habla, desde una indignación palpable y una tristeza que aflora a simple vista, es Olvido Fernández, una vecina de Ujo, que el pasado 18 de febrero perdía a su madre ante lo que considera una negligencia por parte de varios médicos del área sanitaria VII. Ayer quiso contar su historia a LA NUEVA ESPAÑA justo antes de registrar una queja formal en la gerencia del área, en el Centro de Salud Sur de Mieres. “Mi madre era una persona que a pesar de tener 84 años era independiente, vital, y si la hubieran atendido a tiempo todo se podría haber evitado”, señala.

Ángeles Arias falleció el pasado 18 de febrero. Su hija relata que el lunes, día 15, comenzó a sentirse mal por la noche, con dolores de estómago y vómitos. A la mañana siguiente, decidieron llamar al centro de salud. “Su respuesta fue que se tomara un jarabe, y que ya iría mejorando sola, sin ni siquiera preguntar nada ni venir a verla, a pesar de que le comunicamos al doctor que se encontraba bastante mal”, señala Olvido Fernández.

Fue a la farmacia y compró el medicamento. El efecto, ninguno. De hecho, los síntomas de la octogenaria, vecina de Ujo, iban a peor. “Por la noche volvimos a llamar, en este caso al 112. Y tras mucho insistir, porque decían que ya habíamos llamado por la mañana y que qué iban a hacer ellos, por fin vinieron a casa a verla”, explica la hija de la fallecida. “Creo que la médica que vino se dio cuenta de que mi madre no estaba nada bien”, apunta. Según narra, intentaron incorporarla en la cama, y les fue casi imposible. Tenía la tensión tan débil que el aparato digital no se la reconocía, y la médica tuvo que tomársela a la vieja usanza. “Nos dijo que siguiéramos con el jarabe, pero no nos dijo que tenía mi madre”, apunta Olvido Fernández.

A las pocas horas, en torno a las siete de la mañana, tuvieron que ir al hospital por Urgencias. La mujer llegó con varios episodios activos: una infección de orina y un encharcamiento de los pulmones a causa del vómito. Todo siempre según el relato de su hija. “No había nada que hacer ya”, señala. De hecho, la mujer narra que el propio médico de Urgencias les llegó a reconocer que “fue todo un cúmulo de mala suerte, y que de haberse tratado antes, el desenlace hubiera sido diferente”. Horas que Ángeles Arias pasó en casa en lugar de en una cama de Urgencias.

“Lo que quiero ahora es que si hay una negligencia médica, que yo creo que la hubo, los responsables paguen por ello”, apunta la mujer, que ha tenido que recurrir a ansiolíticos para poder ir superando una crisis nerviosa a consecuencia de la pérdida de su madre. “Ojalá esto no le pasase a nadie más, pero la realidad es que quiero que quede constancia de como se hicieron las cosas, y de que si no se hicieron bien, los responsables tengan que asumir consecuencias”, indica Olvido Fernández. Eso sí, teme el “corporativismo médico”. “Me da la sensación que se van a tapar unos a otros”, dice.

Por el momento, ayer ya registró su queja formal ante la gerencia del área sanitaria VII, el primer paso. Aunque en función de la respuesta no descarta ir al juzgado. “Lo estoy valorando con mi abogado, pero vamos a esperar a ver como se resuelve todo por esta primera vía”, indica. Lo que tiene claro es que quiere que su historia y la de su madre se conozcan: “no puede ser que ahora todo lo que importe sea el covid, porque hay mucha gente a la que no se está atendiendo bien, y eso no puede pasar”, zanja Olvido Fernández.

Compartir el artículo

stats