Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Dos mil asturianos empezaron a depender de la ayuda alimentaria por la pandemia

El Banco de Alimentos, con base en Argame, y Cruz Roja inician un nuevo reparto con 580 toneladas de productos que llegarán a 25.400 personas

Delia Losa, Enrique Rodríguez Nuño, Bernardo Sopeña y José María Lana pasean por la sede del Banco de Alimentos en Argame. | A. Velasco

Delia Losa, Enrique Rodríguez Nuño, Bernardo Sopeña y José María Lana pasean por la sede del Banco de Alimentos en Argame. | A. Velasco

Las consecuencias económicas y sociales generadas por el coronavirus han llevado a muchas familias a pasar por situaciones muy complicadas y en las que seguramente jamás pensaron verse. Y los datos que manejan en el Banco de Alimentos de Asturias y Cruz Roja son duros: 2.000 asturianos más tuvieron que pedir ayudas a estas asociaciones para poder comer. La Delegada del Gobierno en Asturias, Delia Losa, visitó ayer la sede del Banco, que se ubica en el polígono de Argame, en Morcín, donde presentó el inicio de la tercera fase de reparto de alimentos del plan Programa 2020, que está cofinanciado por el Fondos de Ayuda Europea para los Más Desfavorecidos (FEAD), así como por el propio Gobierno central.

Losa explicó que en esta tercera fase de reparto de alimentos, que ejecutan Cruz Roja y el Banco de Alimentos, se repartirán 579.070 kilos de comida, que llegarán a un total de 25.433 beneficiarios. Para la distribución de la comida, ambas organizaciones colaboran con otros 108 colectivos de la región. La delegada del Gobierno en Asturias explicó que cada vez hay más familias en situación de necesidad: “entre el primer reparto de este programa y el actual, ha habido un incremento de 2.000 usuarios”.

Los datos son ciertamente reveladores. Mientras que en el primer reparto del programa de 2020, que se inició en junio, se dispensaron 432.897 kilos de comida entre 23.700 personas, la ayuda en este primer trimestre de 2021, última fase del reparto, los alimentos llegarán a 25.433 beneficiarios. En todo caso, el periodo en el que más bienes salieron de los centros del Banco de Alimentos y de Cruz Roja fue en el último trimestre de 2020, con más de 617 toneladas de comida.

Los alimentos que se distribuyen a las personas beneficiarios van desde aceite de oliva, alubias cocidas, arroz, batidos de chocolate, atún en conserva, conserva de carne magra, sardinas en conserva, fruta en conserva, galletas, leche entera UHT, macedonia de verduras, pasta alimenticia tipo macarrón, tarritos infantiles de pollo y de frutas o tomate frito en conserva. Delia Losa aprovechó para agradecer “de todo corazón” el trabajo del Banco de Alimentos y de Cruz Roja “porque sin ellos no sería posible hacer llegar la ayuda a todas las personas ni a los puntos donde es necesaria”.

Un operario carga un camión del Banco de Alimentos en Morcín. A. Velasco

El presidente de la Fundación Banco de Alimentos en Asturias, Bernardo Sopeña, reafirmó los datos ofrecidos por Delia Losa con los propios de su organización: “entre la campaña de 2019 y la de 2020, ha habido un incremento de en torno al 16% con datos de finales de diciembre”. Sopeña se mostró satisfecho con la campaña de recogida de alimentos del pasado ejercicio, aunque explicó que 2021 será un año complicado, ya que “todavía no sabemos de cuanto dinero dispondremos, ya que hay un nuevo plan europeo que todavía no está cerrado”. Lo que sí tiene claro el responsable del Banco de Alimentos es que todavía quedan unos años complicados por delante: “la pandemia no se queda aquí, y los efectos todavía se van a seguir notando, los próximos años no van a ser fáciles”.

El presidente de Cruz Roja en Asturias, el mierense José María Lana, explicó por su parte que en Asturias no hay ninguna zona con especiales problemas, sino que los repartos se hacen por toda la región por igual. “No hay ninguna zona específica con mayor incidencia, en el caso de Cruz Roja y de este programa, todo está muy estabilizado”, indicó. “Para poder tener acceso a la comida hay que presentar una serie de documentos y cumplir unos requisitos, y suele ser la misma gente, aunque en el reparto anterior notamos un incremento de familias que acudían por primera vez”. Lana explicó que por persona beneficiaria se entregan 20 kilos de comida. “A más miembros en la familia, hay que multiplicar esa cantidad”, finalizó.

Compartir el artículo

stats