Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La guerra de Minas: la Escuela Politécnica de Mieres exige una mesa para reordenar el grado

La dirección del campus se ofrece a “ser protagonistas” para una transición “consensuada y debatida” dentro de la Universidad de Oviedo

Campus de Barredo

Campus de Barredo

La polémica por los estudios de Minas en la Universidad de Oviedo, entre las escuelas de Oviedo y Mieres, sigue encendida. Después de que la dirección de Oviedo pidiera “respeto” a su propuesta para relanzar la escuela con un nuevo grado –o la renovación del ya existente–, ante las críticas de Mieres, la dirección de la Escuela Politécnica de Barredo responde templada: pide la constitución de una mesa de trabajo para “analizar el presente y el futuro” de estos estudios. Aunque en este último anuncio de Mieres no se vislumbra ninguna posición, la directora, Asun Cámara, ya había asegurado que “lo lógico” es que todos los estudios de Minas se unifiquen en la Escuela Politécnica de Barredo.

Desde el principio. Mieres y Oviedo llevan años en tensa calma por la disputa de la implantación de estudios. Una cuerda que se estiró al límite y rompió hace una semana: la Escuela de Ingeniería de Minas, Energía y Materiales de Oviedo anunció públicamente su pretensión de modernizar su oferta de estudios. Y el primer paso sería un cambio de denominación de su titulación de grado (que pasaría a ser Grado en Ingeniería Minero-Metalúrgica y Energética, incorporando asignaturas como Robótica, Minería espacial o Minería submarina).

La réplica de Mieres, también pública, no se hizo esperar. “Es una idea, un globo sonda, que obedece a un instinto de supervivencia de una escuela (la de Oviedo) que prácticamente no tiene alumnos”, aseguró Asun Cámara, que avisó también de que cualquier titulación de grado en el ámbito de la minería, “o que roce con las competencias profesionales del grado de minas”, tendrá que ser implantada en Mieres. “Llevamos muchos años trabajando y esforzándonos por esta Escuela”, destacó entonces la directora.

Además, Cámara también cuestionaba el recorrido laboral de este máster. “Lo que ponen sobre la mesa volvería a ser un grado sin atribuciones profesionales, que lo único que hace es generar titulados que tendrán expectativas de trabajar en cuatro años. De firmar proyectos, de dirigir obra… Y no pueden, porque no son ingenieros regulados. No van a poder y necesariamente tendrán que hacer un máster para ejercer”, sostiene.

“En este caso, supongo, lo quieren enfocar para llenar el máster de minas de una manera artificial y poder seguir adelante”, destacó. Para añadir: “No podemos vestir un santo para desvestir otro”. Desvestir a la Escuela Politécnica de Mieres para vestir a la de Oviedo, en román paladino.

Era de esperar una respuesta de Oviedo. Y llegó, sin duda. El martes, el director de la Escuela de Ingeniería de Minas, Energía y Materiales de Oviedo, Francisco Javier Iglesias, declaró: “Llevamos con el mismo grado desde 2010, mientras que otros centros han incorporado nuevas titulaciones. Siempre nos hemos alegrado de que otros tuviesen sus ideas, así que solo pedimos que respeten las nuestras”. Y sobre la salida profesional: “Nos llaman las empresas y tenemos que decirles que ya tenemos a todos trabajando. Si tuviésemos más alumnos, podríamos colocar a más gente”, señaló Iglesias. El nuevo director hizo otro apunte: “Aquí no entran solo, como antes, los mejores expedientes del Bachillerato. Tenemos jóvenes brillantes y jóvenes que aprobaron raspado”.

La Escuela Politécnica de Mieres hace público ahora un comunicado que templa los ánimos. “Esta escuela no va a seguir alimentando esta polémica mediática que no conduce a nada y desgasta a la institución innecesariamente”, han afirmado en el escrito. Y hacen constar que “no queremos comprometer a nadie a que avale posiciones sin conocer el fondo de la cuestión ni la historia de lo acontecido en los últimos años en relación a los estudios de minas en la Universidad de Oviedo”. Porque, añaden, “no seriamos honestos con ellos”.

Sobre este pilar, toman nuevas medidas: “Hemos solicitado ya al próximo Rector de la Universidad de Oviedo, Ignacio Villaverde, que constituya una mesa de trabajo para analizar el presente y futuro de estos estudios en nuestra región”. Lo hacen con el ánimo de “ser mejores, de potenciar una formación de calidad en el siglo XXI que siempre fue referencia a nivel nacional e internacional”. Afirman que estarán “encantados de ser protagonistas en una transición necesaria, consensuada y debatida en los estamentos universitarios”. Y, concluyen, “que sin duda dará otra dimensión a unas profesiones tan necesarias como las de Ingenieros Técnicos de Minas e Ingenieros de Minas”.

Un nuevo reto para el Rector, que llega con una asignatura pendiente para el campus de Barredo. Está en el aire de la implantación de los estudios del grado de Deportes, que se disputan Mieres y Gijón. Una decisión que su antecesor, Santiago Granda, nunca llegó a tomar. Este un tema, aclaran ya de la Escuela Politécnica de Mieres, que no estará en debate en la mesa que piden constituir: “Solo será para los estudios de Minas”.

Compartir el artículo

stats