La Corporación mierense aprobó ayer poner el nombre de Ángel Antonio Ambrosio, “Tono”, al albergue de animales municipal. El Ayuntamiento dio cumplimiento así al compromiso que adquirió tras el fallecimiento del apreciado Guardia Civil , que fue arrollado por una furgoneta en un control en la Autovía Minera. El agente, vinculado al municipio desde su nacimiento, se había significado durante los últimos años por su compromiso en defensa de los animales, hasta el punto de sufragar el mismo gastos generados por el cuidado de mascotas abandonadas. Tarea que asumió, junto a otras muchas, con la máxima discreción.

El acuerdo plenario adoptado ayer destaca que “su implicación con los animales abandonados y su colaboración en todo lo que fuera positivo para esta instalación municipal fueron una constante en su día a día, siempre dispuesto a pasar su tiempo ayudando, cuidando y dando cariño a los animales de forma desinteresada”.

El Ayuntamiento da respuesta de esta forma a la iniciativa impulsada por vecinos de Mieres para pedir que la instalación municipal llevase el nombre de Ambrosio. La iniciativa se impulsó a través de la plataforma change.org. La petición realizada por María del Mar Ramos sumó 5.000 apoyos en apenas dos días, generando una riada de muestras de cariño por el comprometido agente, cuya trayectoria profesional también fue realzada por compañeros y mandos. “Ante su fallecimiento, lo mínimo que podemos hacer es recordar su labor y hacerle un homenaje que recuerde siempre su cariño, su respeto y su compromiso con los animales”, destacaron ayer los portavoces de los partidos. Una placa en recuerdo de Ambrosio presidirá el albergue al que el recordado guardia tanto tiempo y atención dedicó en los últimos años.