El Ayuntamiento de Langreo abrió ayer el plazo de solicitud de las tarjetas prepago sociales que se entregarán a familias del concejo cuyos ingresos se hayan visto mermados desde marzo del año pasado por las consecuencias económicas de la pandemia. Las ayudas pueden llegar hasta los 350 euros, según el número de miembros de cada unidad familiar, y estos dispositivos se podrán utilizar exclusivamente en los comercios y establecimientos hosteleros del concejo que se han adherido al programa.

El plazo de presentación de solicitudes finalizará el 24 de marzo. Como motivos para pedir la tarjeta se admiten, entre otros, que algún miembro de la familia haya sido despedido de su trabajo, haya pasado por un ERTE, haya visto que no le renovaban un contrato o, en el caso de los autónomos, haya sufrido una bajada en su facturación. Quedan fuera de la convocatoria las familias cuyos ingresos sean mayores que el doble del IPREM. A estas ayudas se destinarán 340.000 euros.

Un total de 56 tiendas y bares se dieron de alta para participar en la iniciativa. El concejal de Promoción Económica, Javier Álvarez, aseguró sentirse sorprendido por esa cifra “por baja. Esperábamos más, a la vista de las reivindicaciones del comercio y la hostelería para que se pongan en marcha iniciativas de revitalización de esos sectores después de la crisis”.