Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El tren turístico Collanzo-Trubia suma 55 kilómetros, con 4 puentes y 23 túneles

Las pasarelas de Mieres y Parteayer han sido restauradas recientemente y mantienen sus estructuras originales, de principios del siglo XX

El puente de Mieres, tras su reforma.

El puente de Mieres, tras su reforma.

El proyecto para poner en marcha un tren turístico entre Collanzo (en Aller) y Trubia (en Oviedo) parece haber salido finalmente de la estación en la que llevaba aparcada años. El frente común escenificado por los alcaldes de Oviedo, Morcín, Ribera de Arriba, Aller y Mieres pone sobre los raíles una iniciativa que, a falta de encontrar el respaldo de Adif y Renfe, contempla el aprovechamiento lúdico de un trazado férreo de 55 kilómetros que incluye cuatro puentes de cierta longitud y 23 tramos de túneles.

La sección de arqueología industrial de la asociación “Santa Bárbara” ha dado forma a una idea que, a lo largo de los últimos años, ha sido una aspiración recurrente, pero sin pasar de la categoría de esbozo. El historiador Guillermo Bas Ordóñez ha sido quien ha estructurado el plan tras el que se han acomodado los ayuntamientos. El trabajo desarrollado como soporte del proyecto destaca que toda la infraestructura presenta un estado de conservación bueno. De hecho, se apunta que el año pasado recibió un tratamiento herbicida y se completó en la primavera de 2019 la reconstrucción del terraplén situado a la entrada de Cabañaquinta, que mantuvo la circulación hasta Collanzo cortada durante meses a consecuencia de los argayos ocasionados por una riada. “Por su parte, los puentes metálicos de Mieres y Parteayer han sido objeto de obras de restauración recientes que han subsanado distintos problemas de corrosión que presentaban”, remarca Bas Ordóñez.

Los alcaldes se reunieron en Mieres el miércoles para escenificar que el proyecto ya está sobre las traviesas. Ahora falta lograr el avance. “Se trata de una actuación que puede reportar grandes beneficios para el territorio y que ofrece la ventaja de que lo más costoso, la infraestructura, ya está desarrollada”, apuntaron los regidores, que pretenden contactar de inmediato con las administraciones regional y nacional, además de con Renfe, Adif y Hunosa, para cerrar un compromiso de actuación.

La línea, subraya Bas Ordóñez, presenta numerosas obras de fábrica: “Hay cuatro puentes de cierta longitud en Parteayer, La Pereda, Mieres y Entrepeñas”. Los de Parteayer y Mieres “cuentan con el interés añadido de mantener las estructuras originales de principios del siglo XX además de varios pasos inferiores y superiores”. En cuanto a los túneles, los pasos subterráneos suman 23, “todos ellos de pequeña longitud y concentrados en su mayor parte entre Soto de Ribera y Baíña”. Las obras se completan con muros de contención y sostenimiento, en muchos casos también procedentes de los primeros tiempos del ferrocarril.

El trazado, apunta el proyecto, dispone de varias estaciones intermedias con sus vías de cruce y rebase. Están las de Trubia, Fuso de la Reina, Soto de Ribera, Ablaña, Mieres, Figaredo, Ujo-Taruelo, Moreda, Cabañaquinta y Collanzo.

Compartir el artículo

stats