Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los polígonos de Mieres estuvieron casi un año desconectados de la videovigilancia

Las gestiones de la Policía Local permiten activar de nuevo las cámaras instaladas en 2018, inutilizadas tras caducar una primera licencia

El aviso de la existencia de cámaras en el polígono de Baíña. | D. M.

El aviso de la existencia de cámaras en el polígono de Baíña. | D. M.

El sistema de videovigilancia que da servicio a los polígonos industriales de Mieres ha estado casi un año fuera de servicio debido a las dificultades que ha encontrado el Ayuntamiento para renovar la licencia que autoriza el uso de este tipo de circuitos. Finalmente, la comisión jurídica que dictamina la posibilidad de emplear esta herramienta de seguridad ha accedido a tramitar un nuevo permiso, por lo que desde la pasada semana las cámaras están de nuevo cumpliendo con su función de control.

El citado circuito de cámaras se instaló a principio de 2018. Una vez caducó la licencia anual de uso, los equipos quedaron fuera de servicio al no tramitarse un nuevo permiso. La comisión que regula el uso de estos sistemas de videovigilancia puso trabas a la reactivación demandada por el Ayuntamiento. De esta forma, los polígonos han estado sin la cobertura de estos equipos durante aproximadamente un año, tiempo en el que se ha producido varios robos. Finalmente, las gestiones realizadas por la Policía Local, con el aval de informes de la Guardia Civil, han conseguido que las cámaras estén de nuevo activas y puedan ser utilizadas por los cuerpos de seguridad.

La mayoría de empresarios desconocían que los sistemas de videovigilancia estaban desconectados. Recientemente, tras producirse un robo en una de las naves del polígono de Baíña, se solicitó el uso de las grabaciones para intentar identificar a los autores. Fue entonces cuando se informó de que los equipos estaban fuera de servicio. Tras las gestiones realizadas por la Policía Local para dar cumplimiento a los requisitos demandados por la comisión reguladora, las cámaras vuelven a estar operativas.

El polígono de Baíña se convirtió en abril de 2018 en el primer parque industrial de Mieres en disponer de un sistema de videovigilancia. De esta forma, el Ayuntamiento daba respuestas a las demandas planteadas por los empresarios locales para mejorar la seguridad y reducir el riesgo de robos en las naves. La cobertura se amplió posteriormente a Vega de Arriba, Gonzalín y Fábrica de Mieres.

Ayuda

La instalación del nuevo sistema de seguridad y videovigilancia se acometió a través de una subvención del Instituto de Desarrollo Económico del Principado de Asturias (Idepa), que financió el 70 por ciento de la actuación. La iniciativa tuvo un coste de 45.836 euros.

Las cámaras instaladas en los principales polígonos mierenses se han colocado estratégicamente para dar la mejor cobertura posible a los parques industriales, facilitando así tanto la prevención como la resolución de posibles robos. Es decir, tienen una doble función, ya que a su condición de dispositivo efectivo de seguridad se suma su condición de sistema disuasorio. Las cámaras cuentan con un centro de grabación protegido que transmitan las imágenes en tiempo real al puesto de videovigilancia de la Policía Local.

Compartir el artículo

stats