Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Estupor en Mieres al arreglar el muro de un templo barroco con cemento

Podemos exige en la Junta investigar la obra realizada en el muro del protegido santuario de Los Mártires: “Daña gravemente el bien”

Rafael Palacios observa la obra realizada en el muro del templo, con el escrito presentado en la Junta en mano y con Manuel Alberto Vicente, portavoz local de Podemos, a su lado. | D. M.

Rafael Palacios observa la obra realizada en el muro del templo, con el escrito presentado en la Junta en mano y con Manuel Alberto Vicente, portavoz local de Podemos, a su lado. | D. M.

El grupo parlamentario de Podemos Asturias ha solicitado en la Junta del Principado la apertura de una investigación para determinar la autoría y el alcance de la obra que se acaba de realizar el muro del pórtico de la iglesia de Los Mártires, en Insierto (Mieres), inmueble que goza de la calificación de Bien de Interés Cultural (BIC), por lo que cualquier intervención debe contar con el visto bueno de Patrimonio. En el “arreglo” se ha usado cemento, hormigón, en un templo barroco de inicios del siglo XVIII.

El diputado Rafael Palacios explicó ayer durante una visita al templo mierense que Podemos ha solicitado información para conocer “quién mandó hacer la obra, quién la hizo y con qué autorización actuó”. Los dirigentes de Podemos Asturias sostienen que la actuación llevada a cabo afecta “gravemente” a la iglesia que, como ya se ha dicho, goza de la mayor protección patrimonial existente en Asturias.

Las tareas realizadas recientemente en la ermita se han centrado en la “rehabilitación” del muro del pórtico que encara la explanada de acceso al popular enclave, centro neurálgico de la romería de Los Mártires, declarada por su parte de interés turístico nacional. El problema, según recoge Podemos en su queja, es que la actuación se ha centrado en el refuerzo de la estructura con hormigón, sin ningún tipo de adecuación respecto de la construcción de piedra original. Palacios aseguró ayer que no hay constancia de que la intervención se abordarse con permiso de Patrimonio, algo indispensable cuando inmuebles de este tipo tienen la catalogación de BIC.

“Se trata, cuando menos, de una intervención claramente inadecuada que daña gravemente un inmueble de gran valor”, remarcó Palacios. “En estos casos, la normativa exige actuar con el máximo cuidado a la hora de preservar la arquitectura del enclave, algo que en este caso no se ha hecho, ya que la actuación se ha limitado a aplicar un enorme pegote de hormigón de la manera más chapucera”.

Podemos quiere que se investigue si la obra fue autorizada por el Principado. La formación política, tras realizar sus pesquisas, está convencida de que no. Sin nombrar directamente a la Iglesia, propietaria del inmueble, Palacios dejó clara la obligación que tiene cualquier propietario privado de un BIC de pedir autorización para cualquier tipo de reforma. “Hay que determinar por qué se actuó así y obligar al responsable a restituir el bien”.

El santuario de Los Mártires forma, junto a Requejo y el poblado minero de Bustiello, el paquete turístico más visitado del concejo de Mieres. El templo conforma junto a la “Casa de la Novena” un conjunto que data de siglo XVIII. Como se recoge el archivo municipal de Mieres, el templo presenta una planta de cruz latina, con cabildo en tres fachadas y torre sobre los pies. La cabecera, que alcanza la misma altura que la nave, es plana, con contrafuertes angulares. Los pórticos se apoyan en pies derechos de madera, sobre muretes, y enlazan con el piso bajo de la torre, que es circulable y se abre en tres arcos de medio punto. El citado murete es la zona afectada por la obra que Podemos pide que se investigue. La torre, de planta cuadrada, tiene dos pisos con óculos en el primero y ventanas en el superior. La puerta de los pies se enmarca en una gran moldura de orejas.

El incendio de 1936

El santuario ha sufrido desperfectos a lo largo del tiempo. En abril de 1936, Jueves Santo, siendo párroco don Elías Valdés Velasco y en un contexto prebélico, unos desconocidos prendieron fuego al templo. Los destrozos no tardaron en repararse y aquel mismo verano pudo celebrarse la romería local. En esta capilla se celebra cada 27 de septiembre la fiesta de los Santos Mártires, Cosme y Damián”, médicos-farmacéuticos de origen oriental con fama de “milagreros”. La celebración fue declarada fiesta de interés turístico nacional en el año 1969.

Compartir el artículo

stats