Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La polémica entre Barredo y Minas por los títulos llega a la Defensora Universitaria

La directora de la Politécnica mierense denuncia ante este órgano que se sintió descalificada por responsables de la Escuela ovetense

La Escuela de Minas de Oviedo.

La Escuela de Minas de Oviedo.

La polémica entre la Escuela Politécnica de Mieres y la Escuela de Minas, Energía y Materiales de Oviedo crece. El campus de Barredo pide la unificación de los estudios de Minas, con el apoyo del Ayuntamiento de Mieres. El debate llegó a las redes sociales y ha terminado con una denuncia ante la Defensora Universitaria por parte de la directora de la Politécnica mierense, Asun Cámara, tras considerar que había sido descalificada personalmente por sus compañeros de Oviedo a través de una de las publicaciones realizadas en la página oficial de la Escuela de Minas.

En la publicación, el centro hace alusión a la noticia publicada en LA NUEVA ESPAÑA bajo el titular “La guerra de Minas: la Escuela Politécnica de Mieres exige una mesa para reordenar el grado”. Y añaden un comentario donde comienzan afirmando que “no es entendible que un Centro de la Universidad tenga la osadía de criticar las lógicas y razonadas aspiraciones de otro centro, que lleva 60 años formando ingenieros/as de minas”. También exponen que “ciertos comentarios que se recogen en la publicación son inexactos y la persona que los realiza –en alusión a Asun Cámara–, creemos que no esta muy enterada de ciertos temas y expresa opiniones desafortunadas”.

Asimismo, también destacan que “la Escuela de Oviedo no polemiza con nadie lo único que hace es defender sus intereses. La polémica y espectáculo circense es ajeno a la Escuela y no está en su agenda. Se podría seguir y seguir rebatiendo el desafortunado comportamiento de la directora de la Escuela Politécnica de Mieres, pero ya estamos acostumbrados a sus desatinos”.

Sin embargo, la directora de la Politécnica de Mieres consideró que había sido descalificada por sus propios compañeros y contestó a la publicación: “Os ruego que evitéis las descalificaciones personales. Podemos ver las cosas desde distintas perspectivas y el debate siempre es necesario. En ningún momento he hecho comentario alguno sobre nadie, y nunca lo haré porque ante todo soy universitaria. ¿De qué se me acusa? ¿desenterada? o que no soy ingeniera de minas y no estoy a la altura. Muy desafortunado este comentario, muy desafortunado. La que pide respeto soy yo. Os habéis pasado tres pueblos”. Y tuvo contestación directa del exdirector de la Escuela de Ingeniería de Minas, Energía y Materiales de Oviedo, Francisco Blanco: “Lee esto otra vez y reflexiona si son afortunadas o no las cosas que dices. No creo que en el comentario de la Escuela te hayamos descalificado, simplemente se emplean palabras como ‘desafortunado comportamiento’ y ‘desatinos’. Un desatino es querer cerrar un Centro Universitario, lo que demuestra que muy universitaria no eres”. También acompaña su contestación con otra noticia, también de LA NUEVA ESPAÑA con el titular “El Campus del Caudal reclama el cierre de Minas en la capital para absorber su grado”.

Finalmente, esta discusión ha acabado con una denuncia universitaria. Cámara se limitó a afirmar ayer que había presentado la denuncia pertinente ante la Defensora Universitaria. Esta entidad perteneciente a la Universidad de Oviedo “es el órgano encargado de velar por el respeto a los derechos y las libertades de profesores, estudiantes y personal de administración y servicios, con el fin de evitar actuaciones arbitrarias o situaciones de indefensión ante las actividades de los órganos internos de la Universidad”. Por su parte, Francisco Blanco prefirió no hacer declaraciones al respecto.

La polémica entre las dos escuelas que imparten estudios de Minas surgió cuando el centro de Oviedo anunció que pretendía cambiar la denominación de su titulación de grado (que pasaría a ser grado en Ingeniería Minero-Metalúrgica y Energética), incorporando asignaturas como Robótica, Minería espacial o Minería submarina. El planteamiento tuvo el rechazo directo desde la Escuela Politécnica de Mieres, donde señalaron que el centro de Barredo ya contaba con la especialidad en metalurgia y energía en el grado de Recursos Mineros y Energéticos. Pero no se quedaron ahí, Asun Cámara aprovechó para señalar entonces que “lo único lógico es que se trasladen todos los estudios de Minas a la Escuela Politécnica de Mieres, para poder ser honestos con nuestra sociedad”.

La contestación llegó entonces desde la Escuela de Oviedo, cuyo actual director, Francisco Javier Iglesias, defendió la supervivencia de su centro asegurando que “siempre nos hemos alegrado de que otros tuviesen sus ideas, así que solo pedimos que respeten las nuestras”. Así que llegó una nueva respuesta, esta vez desde la Politécnica de Mieres, que a través de un comunicado señaló que habían solicitado al Rector de la Universidad de Oviedo, Ignacio Villaverde, “que constituya una mesa de trabajo para analizar el presente y futuro de estos estudios”.

Posturas políticas

La polémica por los estudios de Minas también ha trascendido al ámbito político y sindical. El alcalde de Oviedo, Alfredo Canteli, apuntó que “La Universidad de Oviedo trasciende a la ciudad y es fundamental para la región, pero descentralizar académicamente la institución no puede pasar por quitar contenido a los grados que se imparten actualmente en Oviedo”. Y el concejal de Educación de Oviedo, José Luis Costillas, señaló que “desde Oviedo consideramos que está fuera de todo debate la posible marcha de la Escuela de Minas de nuestra ciudad”.

En Mieres, la postura es totalmente contraria. “Es lo lógico. Este campus se construyó para eso”, afirmó, rotundo y concreto, el vicealcalde de Mieres, Manuel Ángel Álvarez, al ser preguntado si consideraba que todos los estudios de Minas deberían de unificarse en Mieres. También se habló del campus de Mieres durante el homenaje a Manuel Llaneza que tuvo lugar el pasado domingo. La portavoz municipal del PSOE de Mieres, Gloria Muñoz, pidió al Rector que haga suyas “las responsabilidades y las deudas que tiene la Universidad con la sociedad de las cuencas”. Por su parte, José Luis Alperi también demandó al nuevo rector “valentía” para que “rompa con cuellos de botella que más tienen que ver con burocracia y endogamia profesional, que con el interés general”. Y añadió: “Debe establecer compromisos en nuevas titulaciones, asentar los grupos de investigación existentes e impulsar otros nuevos, sin olvidar otros estudios largamente reclamados por este sindicato”.

Compartir el artículo

stats