Poco tuvo de santo el pasado viernes para un vecino riosano que fue detenido en Mieres cuando conducía bajo los efectos del alcohol (cuadruplicaba la tasa permitida). Además intentó huir de la Policía Local cuando fue interceptado. El hombre, de 34 años, también se estaba saltando el toque de queda, por lo que fue puesto a disposición judicial denunciado por un delito contra la seguridad vial y propuesto, además, para una sanción administrativa por estar en la calle fuera del horario permitido.

El cuerpo municipal de Mieres informó ayer de que el pasado 2 de abril, a las 5:05 horas, en la madrugada del Viernes Santo, se recibió una llamada en la Jefatura de la Policía Local en la que un vecino denunciaba que un turismo había golpeado a varios vehículos estacionados en el barrio de El Polear, en Mieres. En la llamada, el ciudadano explicaba que el coche abandonaba el lugar sin dejar aviso alguno a los vehículos dañados.

Una patrulla de la Policía Local se desplazó hasta la zona. Allí, los agentes vieron un Volkswagen Golf de color blanco, que no estaba en El Polear, sino en el anexo barrio de Santa Clara. Al darse cuenta de la presencia de la patrulla, el conductor decidió huir. Los agentes comenzaron una persecución, con señales luminosas y acústicas, con el fin de que detuviera la marcha e interrogarle sobre el motivo de su estancia en la vía pública en horario restringido por el toque de queda.

Sin embargo, el hombre recorrió varias calles de Mieres a gran velocidad, siempre según los agentes, para tratar de despistarles. La aparición en escena de otro coche de la Policía, que se cruzó en su camino, dio por terminada la persecución por carretera a la altura del número 70 de la calle Numa Guilhou.

La huida no se quedó ahí. El conductor trató entonces de zafarse de los agentes a pie. Craso error. Su estado de embriaguez hizo que la carrera no fuera muy larga y fue apresado a escasos metros de donde se había bajado del coche. Los agentes lo detuvieron y procedieron a la lectura de sus derechos.

El hombre fue trasladado a las dependencias de la Policía Local, donde fue identificado como A. M. M., de 34 años y vecino de Riosa. Se le instruyen diligencias por un delito contra la seguridad vial, por conducir un vehículo a motor bajo la influencia de bebidas alcohólicas. El hombre arrestado arrojó un resultado de 0,95 mg. de alcohol por litro de aire en la primera prueba, y de 0,97 en la segunda, cuando el máximo permitido es de 0,25. Es decir, casi cuatro veces más que la tasa fijada.

El detenido fue puesto a disposición del Juzgado de Instrucción Nº 1 de Mieres y también se le denunció administrativamente a la Consejería de Salud por incumplir el toque de queda. Su coche fue retirado al depósito municipal. Además, los agentes investigaron en el barrio de Santa Clara si había algún coche con daños, como se denunciaba en la llamada, sin hallar desperfectos en ninguno de los vehículos estacionados.