Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Modelos y deportistas, sí se puede

La langreana Raquel Alonso y el entreguín Unai López se conocieron haciendo kárate y coincidieron años más tarde en una agencia de modelos: ahora compaginan ambas actividades

Unai López y Raquel Alonso.

Unai López y Raquel Alonso.

¿Es posible combinar el trabajo como modelo y los deportes de contacto? Dos planteamientos muy distintos que, a veces, llegan a juntarse y pueden convivir sin ningún problema. Esto es lo que les ocurre a la langreana Raquel Alonso, de 26 años; y al entreguín Unai López, de 20. Ambos se conocieron haciendo kárate en las Cuencas hace ya algún tiempo, y años después coincidieron en una agencia de modelos de Gijón, con la que participaron en el certamen de miss y míster España Real Model. Logrando ambos la corona tanto en la representación asturiana como en la española en el año 2019, un honor por el que se sienten muy orgullosos. Ahora realizan diversos trabajos como modelo, tanto dentro como fuera del Principado, pero tampoco han dejado de lado su afición deportiva, ni tampoco sus estudios, probando que sí se puede combinar distintas disciplinas, siempre que se haga con ilusión.

Raquel Alonso.

Raquel Alonso, natural del distrito langreano de La Felguera, señala que “hago trabajos de fotos en el pequeño comercio y también tengo alguna propuesta, como grabar un videoclip, pero no lo considero como una profesión, más bien como un hobby”. Además, “sigo con el kárate, estoy en la federación asturiana y me dedico a competir, de hecho estoy preparando el tercer dan, para avanzar más en este deporte. Además, sigue estudiando para sacar el título de auxiliar de enfermería, “que al final es a lo que me quiero dedicar en el día de mañana”. Unai López practicaba kárate desde muy pequeño, “pero llegó un momento en que no me veía avanzar más y me pasé al boxeo, entrenando primero en Sama y después en Laviana”.

Unai López.

Y así lleva ya cinco años, “aunque no compito, sólo entreno, a mi madre tampoco le gusta mucho que compita”. Mientras tanto, le surgió lo de hacer de modelo. “Fue mi madre que me apuntó a un desfile solidario en el centro comercial de El Entrego y gané un premio de 50 euros, que ni siquiera sabía que había premio, y desde entonces me empezaron a llamar de agencias de modelos y llegué a desfilar con Francis Montesinos, entre otros”. También da cuenta del certamen Real Model, en el que volvió a coincidir con Raquel Alonso, y no fue el único título que logró, también fue “Caballero Popular” y “Míster Global”. Asimismo, y al igual que su compañera, sigue estudiando, en su caso un grado medio de Climatización en Valnalón. Tampoco considera que ser modelo sea un trabajo, “es más bien un hobby, sobre todo porque en mi caso al menos, se gana bien poco dinero, no es para nada como piensa la gente”.

Compartir el artículo

stats