Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El proyecto de desarrollo del barrio de Poblenou en Barcelona inspira al campus

El plan estratégico para las instalaciones universitarias de Mieres también quiere tomar ejemplo del Instituto Tecnológico de Massachusetts

La facultad de Comunicación de la UPF en el barrio de Poblenou.

La facultad de Comunicación de la UPF en el barrio de Poblenou. E. P.

El plan estratégico para el desarrollo del campus de Mieres presentado por el rector de la Universidad de Oviedo, Ignacio Villaverde, tiene dos espejos en los que mirarse. Por un lado, el proyecto “Distrito 22@” de Barcelona; y por el otro el “Sandbox Innovation Fund Programa” desarrollado por el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) en EE UU, tal y como se muestra en el documento que Villaverde presentó semanas atrás al alcalde de Mieres, Aníbal Vázquez; y al sindicato SOMA-FITAG-UGT.

El proyecto “Distrito 22@”, que también se conoce como “22@ Barcelona” o “22@”, fue una iniciativa que surgió por parte del Ayuntamiento de Barcelona en el año 2000 con el objetivo de transformar doscientas hectáreas del suelo industrial del barrio de Poblenou en un “distrito productivo innovador, con espacios modernos para la concentración estratégica de actividades intensas de conocimiento”. Para conseguir este objetivo, señala el documento de la Universidad de Oviedo, “se creó un nuevo modelo de ciudad compacta, donde las empresas más innovadoras conviven con facultades, centros de investigación, de formación y de transferencia de tecnología, así como viviendas, equipamientos y zonas verdes”.

De este modo, se definió un nuevo modelo económico “basado en el desarrollo de cinco clusters sectoriales” como eran los Media, Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), Energía, Diseño y Tecnologías Médicas. También se desarrollaron diversos proyectos estratégicos “para facilitar el crecimiento de las empresas, la creatividad, el networking, la atracción y retención de talento y el acceso a la innovación y la tecnología”. Un modelo de éxito, como expone la Universidad, ya que se han ubicado más de 4.500 empresas desde el año 2001, dando lugar a más de 56.000 puestos de trabajo. Entre estas compañías se encuentran Yahoo! I+D, Facebook, Amazon, Casio, Ebay, Mediapro, Microsoft, Sanofi-Aventis, Groupalia, Scheider Electric, Vistaprint, Indra, Adevinta y Capgemini –que también tiene una de sus sedes en las Cuencas, concretamente en Valnalón–, entre otras.

En cuanto al proyecto del MIT, desde la entidad académica explican que “pretende crear un espacio en el que se financien iniciativas de emprendimiento tecnológico, ideas creativas de futuro y mentorías universidad-empresa centradas en proyectos del estudiantado”. Su objetivo consiste en “crear un ecosistema de colaboración y experimentación tecnológica en proyectos avanzados y de alto valor añadido tanto del estudiantado como del profesorado o el entorno económico”. Este proyecto cuenta con un presupuesto en la actualidad de más de 2.500 millones de dólares y moviliza a más de 2.600 emprendedores. Tiene 1.245 proyectos en ejecución con 346 equipos de trabajo activos. Además, ha generado más de un centenar de “startups”. Desarrolla su actividad en las tecnologías digitales, la ingeniería de datos, las energías renovables, la ingeniería de alto valor añadido, proyectos biosanitarios y humanismo tecnológico.

Con esta inspiración, el proyecto que la Universidad plantea para el campus de Mieres pretende la modernización de las infraestructuras y la adecuación del centro a los nuevos equipos. Un modelo que integre las instalaciones universitarias con el resto de la localidad, de ahí el soporte necesario tanto del Ayuntamiento de Mieres como de los sindicatos, además de la comunidad educativa e investigadora de Mieres.

Innovación

También ocupa un lugar destacado dentro del plan estratégico la transferencia de tecnología e innovación, fomentando aún más la relación entre empresa y universidad. Así, desde la Universidad de Oviedo, “se desarrollarán políticas y actuaciones dirigidas a conectar nuestra investigación con las necesidades de la sociedad y empresas, promoviendo la creación de unidades de innovación conjunta con grandes empresas y la articulación de mecanismos ágiles que permitan a las pequeñas y medianas empresas externalizar su actividad innovadora apoyándose en nuestras capacidades y recursos tecnológicos y humanos”. También se contempla la creación de un centro de transferencia empresarial, implantado con fondos propios, regionales, europeos y con capital privado “para integrar servicios de asesoramiento y de transferencia e innovación tecnológica de la Universidad de Oviedo a disposición de las empresas”. Asimismo, se realizará una intensa actividad de fomento de la transferencia del conocimiento generado en la institución con la organización de jornadas, cursos, seminarios y participación en ferias tecnológicas.

En este sentido se destaca la creación de unidades de innovación conjunta articuladas como agrupaciones de innovación que estén compuestas por personal de las empresas e investigadores de distintos grupos y disciplinas de la Universidad, conformados para el desarrollo de ámbitos estratégicos de I+i de las empresas que estén definidos y liderados por estas últimas. También se fomentará un programa de tesis doctorales industriales para la realización de proyectos de I+D+i.

Compartir el artículo

stats