El SOMA-FITAG-UGT aseguró ayer que las Cuencas, que “sufrieron durante décadas la brutal represión política, social y cultural de la dictadura franquista” son el lugar que cuenta con “una significación histórica indiscutible y reúne las condiciones idóneas para albergar el Jardín y el Museo de la Memoria Democrática de Asturias”, planteado por el Principado.

Para el sindicato, emplazar el equipamiento en las comarcas mineras “es de justicia histórica y constituiría el mejor reconocimiento de todos los hombres y mujeres que en Asturias sufrieron la violencia del estado franquista”. Los dirigentes del SOMA aludieron a los consejos de Guerra con centenares de sentencias de muerte que “se cebaron sobre la población de las cuencas mineras”, las masivas ejecuciones extrajudiciales, paseos al amanecer y las más de 320 fosas”, con el “grueso de ellas en su franja central, sobre todo en los concejos mineros. Pongamos como ejemplo el Pozu Funeres, la Bornaína, la Cuesta Vindoria o el Pozu Fortuna”.

Desde el SOMA-FITAG-UGT, indicaron que “se localizan y reconocen espacios, inmuebles o parajes susceptibles de ser declarados, conforme a la legislación vigente, Lugares de la Memoria, y de configurar, no solo rutas, sino itinerarios de tipo interdisciplinar dentro de unos territorios, que como recoge la norma, presentan valores relevantes de tipo ambiental, paisajístico, etnográfico, antropológico, y que cuentan, con recursos museísticos en materia de patrimonio industrial que juntamente con los itinerarios interdisciplinares complementarían perfectamente el discurso museográfico de un proyecto museístico en materia de memoria democrática tal y como ha anunciado el Gobierno del Principado.

Los representantes del sindicato pidieron, para que la propuesta se lleva a cabo, “el apoyo de todos aquellos colectivos sociales, de memoria histórica, movimientos culturales y asociativos, formaciones políticas y ciudadanos de las comarcas mineras que creen y defienden la libertad y la democracia”, concluyeron.