El valle de Cuna y Cenera conforma, junto a la plaza de sidrera de Requejo y el poblado minero de Bustiello, el zócalo que sustenta el peso del atractivo turístico del concejo de Mieres. Son muchos los visitantes que, con llegada del buen tiempo, se desplazan a este rincón del concejo para visitar el santuario de Los Mártires o disfrutar de los merenderos y paisajes. “En ocasiones casi nos apetece preguntar a los turistas si tienen noticias de fuera”, apuntan con un toque socarrón los vecinos. Y es que en Cenera la cobertura de internet es muy deficiente y lo mismo sucede con la telefonía móvil. Además, la señal de televisión es tan débil que con demasiada frecuencia los televisores solo sirven para adornar las salitas.

El pueblo de Insierto. | LNE

El pueblo de Insierto. | LNE

El turístico valle de Cenera está prácticamente desconectado del mundo. Los teléfonos móviles interrumpen su funcionalidad según los visitantes se adentran en la vaguada y remontan las cotas hasta Gallegos. “Son muchos años sufriendo estas carencias. Luego las administraciones se extrañan de que se los pueblos queden deshabitados”, apunta José Álvarez, presidente de la asociación de vecinos: “A estas alturas no se puede estar en las casas sin internet. Cuando viene alguien joven interesado en alguna propiedad lo primero que pregunta es por las comunicaciones y así no vamos a ningún sitio”.

Las carencias afectan a todo el valle, con una amplia oferta hostelera. “Muchos clientes nos dicen que, en ocasiones, no nos visitan debido a que esperan una llamada y no pueden estar todo el tiempo pendientes de si tienen cobertura”, señala Eduardo Rodríguez, del restaurante La Viña.

Las televisiones dan en Cenera, poco más o menos, el mismo servicio que los teléfonos móviles. “Cuesta creer que a estas alturas y una zona tan céntrica no podamos muchos días ni ver la tele”, señala José Álvarez. Cenera está a no más de diez minutos en coche del centro de Mieres. “Aquí hay personas mayores a las que la televisión les hace mucha compañía. En verano pueden a asomarse a la ventana a ver el paisaje, pero en invierno ya me dirán que pueden hacer”, señalan los vecinos.

El Principado anunció a finales de 2020 la licitación de las obras que permitirán la llegada del ADSL a la zona rural de Mieres dentro del Plan de Extensión de la Banda Ancha (PEBA). El Ayuntamiento enmarca este proyecto en una planificación que busca, a nivel local, potenciar el atractivo del medio rural como espacio idóneo para aquellas familias que se inclinen por el teletrabajo.

Estaba previsto que, a estas alturas de 2021, unos 9.000 vecinos de la zona rural de Mieres ya tuvieran acceso a banda ancha de alta velocidad. Entre otras zonas están incluidas Turón, el valle de San Juan, el Padrún, San Tirso, Rozados de la Peña y también Cenera: “Llevamos años escuchando que el proyecto está aprobado y que es inmediato, pero seguimos igual. No queremos que se apruebe nada, queremos que se ejecute”, indican los vecinos.

Esta zona de Mieres no es la única de los espacios rurales de las Cuencas con la misma problemática. En el concejo de Caso, en la vecina comarca del Nalón, han sido frecuentes las quejas en los últimos años de los vecinos y del Alcalde por la deficiente cobertura de teléfono móvil e internet. Y también los problemas generados por la mala recepción de la señal de televisión.