Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Rioglass Solar planea un parón en su planta de Lena regulando sus cien puestos de trabajo

El SOMA critica el abandono de las responsabilidades comerciales y percibe una estrategia para transformar empleo “estable” en “temporal”

La factoría de Rioglass Solar de Lena, situada en el polígono de Villallana.

La factoría de Rioglass Solar de Lena, situada en el polígono de Villallana.

El desembarco en Rioglass Solar de Atlántica Yield, uno de los mayores operadores mundiales en el sector de las energías renovables, ha traído aparejado una propuesta de regulación de empleo para toda la plantilla de la factoría de Lena. Los nuevos dueños de la compañía, con instalaciones también en Sovilla (Mieres), han trasladado al comité de empresa la necesidad de abordar un cese temporal de actividad debido a la falta de pedidos. Sin embargo, el SOMA-FITAG-UGT percibe que se trata de una estrategia para abordar despidos que conlleven, a medio plazo, transformar el actual “empleo fijo, estable y de calidad en contratos temporales en precario.” La central anunció ayer movilizaciones.

El SOMA manifestó ayer su frontal rechazo a los planes de la nueva cúpula de Rioglass Solar, fabricante de paneles y tubos para instalaciones termosolares. Perciben de la regulación de empleo para los cien empleos ligados a la factoría de Lena responde a una estrategia empresarial que busca, en esencia, rebajar costes salariales a costa de deteriorar las condiciones de trabajo. Los representantes del sindicato en el comité de empresa afirman que esta medida, lanzada desde la empresa, muestra “una falta de interés total del nuevo dueño de la empresa, Atlántica Yield, por apostar por la única fábrica a nivel mundial de espejos curvos para las plantas termo solares”.

Javier Leiras, responsable del sector dentro del SOMA, asegura con rotundidad que el futuro de la empresa está garantizado por su alta rentabilidad. “Sería incomprensible que los nuevos dueños no apostasen por la que es una de las plantas termosolares más eficaces y de mayor calidad del mundo”. Con todo, y a pesar que el mercado mundial está creciendo, a partir de julio no hay pedidos en firme, debido básicamente, según la plantilla, “al abandono de sus responsabilidades comerciales de la dirección”. “Todo indica que se está a la espera de nuevas subastas y lo que no se ha hecho es adaptar la carga del trabajo a la producción”, apunta Leiras.

Para el SOMA-FITAG-UGT, detrás de esta medida lo que se intenta ocultar es “el despido de todos los trabajadores, con empleo fijo, estable y de calidad, para posteriormente precarizar el empleo, tendiendo a una plantilla donde los contratos fijos sean mínimos y los temporales sean quienes hagan la fabricación, en unas condiciones de salarios bajos, empleo precario e inseguridad, modelo que rechazamos totalmente”. El sindicato resalta que la especialización de esta empresa se debe, en gran medida, “a la profesionalidad de sus trabajadores”.

“Tanto si se trata de una reestructuración encubierta para mejorar costes, como si se trata de una posición maximalista para afrontar la negociación, rechazamos que sean siempre los mismos los que paguen una mala gestión o los errores de confección de la plantilla, (60% de plantilla de producción y un 40% de técnicos y liderazgo)”, subrayan los portavoces del SOMA. La central solicitará de inmediato una reunión con la dirección ejecutiva de la compañía para “poder abrir una vía de dialogo que reconduzca esta situación con miras a la protección del empleo de las cien familias afectadas por esta noticia”.

El SOMA quiso ayer recordar al Gobierno de España que urge el desarrollo de la normativa sobre almacenamiento energético: “Se trata de una de las líneas de actividad de esta empresa y permitiría, de una vez por todas, el desarrollo efectivo de las energías renovables y en particular el de la energía termosolar, donde este centro es líder mundial”.

Rioglass ha pasado por diversas crisis desde su implantación en Lena. En 2013 la dirección redimensionó el tamaño de la fábrica tras el despedido de cincuenta trabajadores. El proceso estuvo acompañado de tensas movilizaciones. Desde hace un tiempo, Rioglass Solar parecía disfrutar de un periodo de estabilidad laboral.

Compartir el artículo

stats